Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Belleza

El pelo en primavera

Por 4 Oct, 2018

La experta en belleza tras la cuenta @adiccionbeauty nos entrega los mejores consejos para recibir la nueva estación con un pelo sano, fuerte y brillante

El pelo en primavera

Calefacción, bajas temperaturas, comidas un poco más contundentes, contaminación, largas duchas con agua bien caliente. Todos y cada uno de esos factores afecta el aspecto de nuestro pelo dejándolo opaco, reseco y frágil. ¡Qué mejor que aprovechar el inicio de la primavera para revivirlo! No es tan difícil como parece.

Aquí van los pasos fundamentales.

  1. Agendar una cita con la peluquería para despedirnos de las puntas partidas, que hacen que nuestro pelo se vea dañado y se quiebre con más facilidad.
  2. Cambiar el champú habitual por uno sin sulfatos. Este tipo de producto ayuda a mantener un cuero cabelludo hidratado al tiempo que disminuye el temido frizz. La línea EVER de LÓreal incluye champús, acondicionadores y tratamientos para pelos lisos, crespos, teñidos y con problemas de caspa.
  3. Aprovechando que las temperaturas comienzan a subir es ideal darle un descanso al secador, la plancha o el rizador y dejar que el pelo se seque al aire libre. Si no podemos vivir sin alguno de estos aparatos, prevenir -e incluso reparar- el daño que produce el calor en las fibras capilares con un buen spray protector térmico. ¡Indispensable para las que se tiñen el pelo!
  4. A propósito de tintura, este es el momento para optar por un tinte semipermanente de un color más claro que el que solemos usar. De esa manera le damos al pelo más luminosidad y brillo.
  5. Para una recuperación algo más rápida siempre existen los masajes profesionales. Tratamientos como el botox capilar y mascarillas o aceites de uso casero de marcas como Elvive, Organix, The Body Shop, MoroccanOil y Kérastase.

Lía Klarmann

Lía Klarmann es periodista, asesora de belleza y beauty shopper con especialización en Estados Unidos.

adiccionbeauty

Lo más reciente

COLUMNA

De mechas y castración

No en su peluquería, sino frente al mar, allí Francisco Llancaqueo supo por…

Por Francisco Llancaqueo
cerrar