Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Lo probamos

Burn, baby! Burn!

Por 7 Ene, 2019

Trote, remo y fuerza son los ingredientes del entrenamiento norteamericano Orange Theory Fitness. En esta clase de una hora se busca estar al máximo del ritmo cardíaco para quemar más de 500 calorías. Eso lo puedes comprobar mientras lo haces, gracias a un monitor que despliega tu desempeño en una pantalla durante toda la clase.

Burn, baby! Burn!

Bien temprano llegué a una de las sedes de Orange Theory Fitness en Las Condes, el objetivo fue probar el método de entrenamiento que tiene a santiaguinos y a estadounidenses quemando calorías como locos. Entre 500 y mil por clase, para ser exacta.

Se trata de sesiones grupales de 60 minutos con bloques en trotadora, remo indoor y fuerza, guiado por un entrenador. Lo más interesante es que a cada alumno le entregan un monitor que muestra el ritmo cardíaco y las calorías quemadas en las pantallas instaladas en la oscurecida sala, cuyas luces son focos naranjos.

Como la clase es apta para todos los niveles de condición física, antes de empezar el profesor midió mi trabajo trotando y remando, para ver el nivel mínimo con el que tendría que trabajar durante la clase. La idea era lograr estar en la «zona naranja»: cuando estás al 84% de tu ritmo cardíaco para producir el efecto afterburn; o sea, aumentar el ritmo metabólico por 24 a 36 horas después de la clase.

Con esa misión en mente, y mis ojos en la pantalla, empecé. La primera tarea fue trotar por 400 metros al nivel más intenso que el coach definió para mí. La frecuencia cardíaca se disparó inmediatamente y al cabo de pocos minutos tiempo ya me estaba enrojeciendo, al igual que mi nombre en el monitor. Había logrado entrar a la zona naranja. Ahora tenía que mantenerlo.

Después del trote pasé a la máquina de remo, donde tenía que ‘avanzar’ por 400 metros también. Esos ejercicios los repetí dos veces y luego era el momento de ir al suelo. Ese cambio de estación fue el único momento que tuve para tomar agua y calmar un poco mi respiración.

Trabajé pectorales con mancuernas y con TRX, en dos sesiones de 10 repeticiones. En el tiempo restante, hice abdominales. Aquí mi ritmo cardiaco bajó al azul –un nivel menos que el naranja–, pero no hubo tiempo para preocuparme, porque el entrenador anunció un nuevo bloque, en el que había que repetir todo lo que ya habíamos hecho, desde el trote.

Todo era igual, pero se me hizo mucho más pesado. Después de la última sesión de fuerza –esta vez, trabajé tríceps–, terminó la clase. Y antes de que saliera de la sala, ya tenía en mi mail el reporte de mi entrenamiento: 543 calorías quemadas, 26 minutos en la zona naranja.

Dónde: Orange Theory Fitness (Alonso de Córdova 5320 local 3 / Av. Apoquindo 2929, Las Condes)
Web: orangetheoryfitness-alonso-cordova

Lo más reciente

LIBRO

Hora del té

Magda, una joven alemana en medio de la guerra, es arrancada de Berlín por sus…

Por Ina Groovie
cerrar