Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

MANOS

Uñas: ¡No te lo creas!

Por 11 Abr, 2019

Limas, esmaltes, acrílicos, acetona, agua, jabones y detergentes... Nuestras uñas están constantemente sometidas a todo tipo de productos, afanes y más de algún abuso. Por eso tal vez somos presa fácil al momento de creer cuanto mito se dice respecto de ellas. Por eso en esta ocasión la experta en belleza y cuidado de la piel tras la cuenta @adiccionbeauty nos cuenta la verdad detrás de tanto cuento.

Uñas: ¡No te lo creas! Foto: Opi/allure

Cada vez que conozco a una manicurista nueva lo primero que le digo es que, por favor, no me corte las cutículas y siempre me miran con incredulidad. Cuando era más joven me sentía profundamente incómoda haciendo semejante petición, pero ya no. ¿Por qué? Son mis uñas.

Además, ya no creo en ninguno de los mitos que alguna vez escuché o me contaron, sobre todo aquellos que insisten en desafiar nuestra anatomía.

  • En términos simples, nuestras uñas no son más que capas de células muertas endurecidas. Por eso no requieren ni necesitan “respirar”.
  • Las cutículas, en tanto, son parte de nuestra piel y tienen como función prevenir infecciones. Al tiempo, actúan como barrera para frenar la entrada de bacterias y hongos a nuestro organismo. ¡Por eso no hay que cortarlas! Pero si su apariencia nos molesta podemos repujarlas con mucho cuidado y luego mantenerlas bien hidratadas para que no adquieran ese aspecto rugoso que tanto nos molesta.
  • ¿Esas manchas blancas que de vez en cuando aparecen en las uñas? Se conocen como Leuconiquia y no tienen nada que ver con una deficiencia de vitaminas. Por lo general, surgen después de algún trauma a la uña misma, como por ejemplo cuando no removemos postizos de acrílico o esmaltado tipo gel de la forma adecuada.
  • A propósito de este tipo de esos dos tipos de manicures cada día más populares, si bien ambas incluyen ingredientes químicos, lo que realmente importa es que el proceso de aplicación y posterior remoción se realice por una profesional bien calificada. Sin apuros y con utensilios debidamente esterilizados.

Imposible terminar el tema sin antes derribar algunas supersticiones relacionadas con el esmalte y su proceso de secado. Agregarle un poco de acetona a un esmalte grumoso sólo arruinará la fórmula. Para revivirlo, lo que se necesita es un producto especial llamado adelgazante de esmalte. Zambullir las manos recién esmaltadas en un bol de agua con hielo NO hará que el esmalte se seque más rápido. Lo único que esto hace es endurecer la primera capa, dificultando la evaporación de solventes. Si este truco fuera de verdad efectivo lo veríamos en todos lados, ¿o no?

Lía Klarmann

Lía Klarmann es periodista, asesora de belleza y beauty shopper con especialización en Estados Unidos.

adiccionbeauty

Lo más reciente

MAQUILLAJE

Tu rojo perfecto

El labial rojo perfecto es un arma tremendamente poderosa capaz de transmitir…

Por Lía Klarmann
LIBRO

A puertas cerradas

Existe un rasgo inenarrable en las historias con sustrato real que nos acercan…

Por Ina Groovie
cerrar