Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

ANTIEDAD

Hábitos que envejecen

Por 23 May, 2019

Para nadie es un secreto que envejecer es parte del ciclo de la vida; una pequeña e inevitable desventaja asociada al paso de los años. Y si bien podemos retardar su aparición con productos cosméticos, tratamientos de cabina e, incluso, aparatología de punta es importante tener en cuenta que muchas de nuestras costumbres diarias también juegan un factor relevante. Porque más vale prevenir que lamentar, la experta en belleza y cuidado de la piel tras la cuenta @adiccionbeauty nos cuenta qué nos juegan en contra y por qué.

Hábitos que envejecen Foto: Quinten de Graaf

Por más atención que le prestemos a nuestras rutinas de belleza, lavarse bien la cara todas las noches y ocupar factor solar a diario lamentablemente no alcanzan para mantener las arrugas y líneas de expresión en control. Un factor importante al momento de frenar lo más posible el envejecimiento prematuro tiene que ver con nuestro estilo de vida, además de costumbres y rutinas.

  • La piel del contorno de ojos es demasiado delicada, por eso frotarla con regularidad es una manera segura de acelerar la aparición de ‘patas de gallo’. Mientras más nos restregamos los ojos, más estiramos la piel de esta zona. O sea, más se arruga.
  • Fruncir el ceño y entrecerrar los ojos son gestos que repetimos decenas de veces al día sin siquiera darnos cuenta. ¿El problema? Esta reiteración constante agranda y fortalece los músculos, derivando en surcos cada vez más marcados y profundos.
  • La falta de sueño no sólo afecta nuestra calidad de vida, también influye en la calidad y aspecto de la piel que se repara a sí misma durante la noche al descansar. Lo ideal es dormir ocho horas siempre.
  • El exceso de azúcar en nuestra dieta tiene varios efectos negativos en la piel: incrementa la producción de sebo, contribuye a la presencia de ojeras y puede acelerar el proceso de envejecimiento.
  • El café nos da energía para comenzar el día, pero su efecto diurético deshidrata nuestra piel, dejándola reseca y opaca. Esto último, a su vez, gatilla que nuestras arrugas sean más aparentes. Una manera fácil de combatirlo es tomar un vaso de agua después de cada taza.
  • Ya bautizadas como “tech neck” (cuello de tecnología). El acto de estar mirando el computador o el teléfono por debajo del nivel de nuestros ojos contribuye a la aparición de arrugas en el cuello

De más está decir que fumar o consumir alcohol en exceso tienen efectos negativos en nuestro organismo y piel. Pero también hay hábitos -en apariencia inocuos- que son del terror. Un ejemplo es mascar chicle. ¡Sí! Al tratarse de una acción repetitiva va debilitando la piel alrededor de la boca, haciéndola más proclive a la aparición del temido “código de barras”. ¿Alguien quiere una mentita?

Lía Klarmann

Lía Klarmann es periodista experta en belleza, dicta talleres de cuidado de la piel y es asesora de belleza

adiccionbeauty

Lo más reciente

cerrar