Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

CHILE EN FRANCIA 2019

Queremos tanto a Tiane

Por Johanna Cruyff 17 Jun, 2019

La capitana de la Roja Femenina dejó maravillados a los fanáticos del fútbol y a comentaristas de mundo entero con sus monumentales atajadas frente a Estados Unidos, equipo campeón del mundo con el que se cayó 0-3. Si hubiera sido el torneo masculino, seguro que los grandes de la Premier League, del Calcio, de la Liga Fantástica estarían golpeando su puerta con ofertas millonarias.

Queremos tanto a Tiane

Si faltaba algo que consolidara la figura de Christiane Endler a nivel mundial en el ámbito del fútbol femenino, la jornada vivida en París este domingo la elevó a alturas que no sabemos dónde terminarán en su ascendente carrera. La arquera y capitana de la selección femenina nacional fue la gran causante de que el partido entre Chile y Estados Unidos (actual campeona del mundo de la categoría) terminara sólo con un 3-0 a favor de las norteamericanas, lo que provocó que el comité técnico de la FIFA la eligiera como la mejor jugadora del encuentro.

Su notable actuación hizo que su nombre inmediatamente se replicara por todo el orbe. Los medios estadounidenses –que sí le dan relevancia al fútbol femenino- se llenaron de párrafos de elogios a la portera nacional. Hope Solo, la arquera multicampeona estadounidense, twitteó con energía elogiando a Tiane y los millones de seguidores de Hope completaron una jornada de alabanzas en 140 caracteres que se multiplicaron por millones.

Tras la actuación de ayer, Tiane pasó a ser una figura mundial, como lo son Alexis, Arturo y otros más nacidos en esta tierra y que han hecho del fútbol la razón de vida.

Todo este derroche de elogios de esta columnista no pretende desmerecer el trabajo de todo el resto del equipo, que luchó, corrió y puso todo su orgullo para enfrentar al poderoso rival que tuvo al frente. Era sabido que sólo un milagro futbolístico –esos que ocurren de tanto en tanto no más– podría cambiar la historia en tal desigual enfrentamiento. Y, a pesar de las diferencias y limitaciones, lo que mostraron las chilenas en la cancha del Parque de los Príncipes parisino las volvió a elevar a las nubes de la dignidad deportiva, tal como hace unos días antes las suecas.

Todas metieron hasta el último aliento. Pero en esa lucha contra el gigante fue Tiane la que se robó los aplausos, las miradas y los elogios con atajadas monumentales, logrando seguir aumentando la devoción de los fans, motivando a nuevas generaciones a seguir el ejemplo.

Si hubiera sido el torneo masculino, seguro que los grandes de la Premier League, del Calcio, de la Liga Fantástica estarían golpeando su puerta con ofertas millonarias. Quizás lo están haciendo los poderosos de las ligas femeninas y no lo sabemos. Imaginamos que el Paris Saint Germain, su actual club, se frota las manos de saber el tesoro que tienen en su plantel.

Pero hay un párrafo más. Después de un día de tanto aire para el ego, uno creería que la meta está cumplida y que la satisfacción puede dar un espacio al relajo. Para nada. Mientras recibía el premio a la mejor del partido, en las declaraciones ante la prensa, Tiane sólo pensaba en las matemáticas que aún le dan posibilidades a la Roja Femenina de pasar a la segunda fase de la Copa del Mundo. Su foco estaba en el equipo tailandés (el próximo rival), en estar atenta a lo que pase en los otros grupos para sacar cuentas, en terminar la tarea y salir con la frente en alto de esta competencia.

Por lo mismo, por ese espíritu indomable que emana en esas 11 jugadoras lideradas por su capitana y arquera, el jueves estaremos pegadas a la televisión cuando Tailandia se cruce en el camino chileno. Cuando la calculadora esté de acompañante ocasional de esta cruzada. Cuando haya una oportunidad más de hacer historia de esa linda que se escribe con letra con sangre para que nunca se olvide.

Para seguir queriendo a este grupo de guerreras.

Para seguir queriendo –y admirando- a Tiane Endler, nuestra estrella mundial.

Lo más reciente

COLUMNA

Rompiendo mis límites

La mente es muy poderosa. Y gracias a manejar bien mi cabeza he logrado muchas…

Por Bernardita Santa Cruz
cerrar