Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Uruguay

Cordón, el barrio con más onda de Montevideo

Por Virginia Acosta 14 Ene, 2019

Con una vida nómade -trabajando en la Bienal de Venecia, en la Photo London o curando artistas en Berlín- la artista uruguaya Virginia Acosta siempre tiene su cable a tierra en la capital de su país. Por eso se encarga de reconocer sus calles y ver sus cambios cada vez que la visita. Y hace un par de semanas se dio cuenta cómo un sector antiguo concentra hoy la movida más entretenida de la ciudad. Aquí sus datos.

Cada vez que la gente sabe que soy uruguaya me hablan del mate y los tremendos pedazos de carnes que se comieron la última vez que visitaron Montevideo. O de lo contrario, me pide datos para ir a almorzar una vaca entera. Es parte de lo que significa ser de mi lado del Río de la Plata. Y no tengo ningún problema con ello. En mi país ambos productos nos dan orgullo.

Pero Montevideo guarda muchos secretos más que mercados de asados. Por eso, cada vez que me toca volver de tantos viajes me doy el tiempo de recorrerlo. Con tiempo. Redescubrirlo. Olerlo. Sentir que hay tras su elegante pausa. Y, sí, siempre hay cambio. No lo aparenta. Pero la capital, a su ritmo, se mueve.

Hace unas semanas aterricé y retomé mi ejercicio de recorrer sin propósito. Así me encontré en el antiguo barrio Cordón. Aquí predominan las casonas de 1900 y, a contrario de la zona de Pocitos (muy cercana), acá se mantienen las construcciones y no se destruyen para levantar edificios.

Y Cordón ebulle, pero a ritmo de barrio. De hecho, cada viernes se mantiene la feria con sus verduras. Así esta área se ha puesto de moda y ha empezado a despertar con boliches. No es de locura. Te vas de bar, pero muy “a la italiana”: partes en un local tomando un café y desayunando, para seguir almorzando y sigues tomando algo antes de volver a la casa.

Estos son los nuevos rincones que descubrí y le dan nueva vibra a mi ciudad:

  • Escaramuza. Es una librería y cafetería. Uno de los puntos imprescindibles de Cordón. Se trata de una casona antigua preciosa en este barrio entre Pocitos y Centro, refaccionada y con enredaderas que le dan un marco increíble a sus estanterías y mesas. Vende la Tarta Pascualina más deliciosa que he probado en el último tiempo. Muchos relacionan a Uruguay con la carne y el mate, pero la Pascualina (con espinaca o acelga), que nosotros preparamos con el huevo encima es lo más charrúa que puede existir. Tiene nuestro ADN.
    Más info: escaramuza.com.uy

  • Malafama. La cervecería de moda. Caminando desde Escaramuza te encuentras en este galpón rescatado -luego de una inversión de más de medio millón de dólares- con toda la onda, música y las mejores birras artesanales en sus barriles a la vista. La gente se toma este lugar desde las ocho de la tarde hasta pasada la medianoche. Tiene una carta para picar y comer, con terraza. Esta apuesta le da el tono moderno y fresco a este barrio antiguo.
    Instagram: @cervecería_malafama

  • Café Nómade. Como uruguayos obviamente amamos el café desde que tenemos memoria, pero este local aparece en Cordón con su tostaduría de granos de origen como una opción gourmet (la que llevan en carritos a distintas ferias y eventos). Lo atienden baristas encantadores (y guapos) que complementan sus blends con una carta precisa y rica como sus tostadas deliciosas. En torno a este negocio siempre hay eventos, como tocatas y torneos de skaters.
    Instagram: @ cafe_nomade

  • Candy Bar. En nuestra especial dinámica nocturna, este lugar de esquina de Palermo en la frontera de barrios (incluido Cordón), este local -considerado por muchos una joyita gourmet-lo tiene todo: bar, restaurant y algunos trasnoche el baile. Antes de ponerte en movimiento, no te pierdas las berenjenas a la parmesana, ¡son celelestiales!

Lo más reciente

cerrar