Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

CARIBE

Samaná, descanso en las mejores playas República Dominicana

Hay algo más que Punta de Cana al norte de la isla caribeña -famosa por su mar color turquesa, la bachata y el ron de calidad. Fuimos a la península de Samaná, zona de geografía dramática que esconde las mejores playas de República Dominicana y que aún se mantiene alejada del radar del turismo masivo. Aquí nuestros datos para que ya sueñes con tu verano 2020.

En el pueblo de Las Terrenas, el más grande de la península de Samaná, hay dos bandos claros: los reggaetoneros y los bachateros. Y aunque la tranquilidad de este pueblo de pescadores impide que la rivalidad pase a mayores, lo cierto es que la mezcla entre estos dos estilos musicales parece ser el playlist oficial de un lugar bendecido con casas multicolores de arquitectura ecléctica y una larga e interminable playa donde los bosques de palmera y aguas cálidas son límites naturales.

La gracia de Samaná es que, excepto por momentos puntuales del año, los forasteros escasean, una situación curiosa para un país que prácticamente se sustenta del turismo.

Aquí -a diferencia de sectores como Punta Cana, Isla Saona o Cabarete-, los turistas han llegado en la medida justa, principalmente gente mayor provenientes  de Europa, que viene aquí a vivir una jubilación de primer mundo con casas construidas a la orilla del mar o, en muchos casos, a pasar largas temporadas en hoteles boutique que también han aumentado en la zona, así como cafés, tiendas de arte y de diseño de autor pensadas para este público selectivo.

Esto no significa que también aquí exista cabida a grandes proyectos hoteleros que ofrecen servicios all inclusive que tanto gustan a los chilenos. Pero, a diferencia de Punta de Cana, se encuentran emplazados en entornos que permiten acercarse a la cultura local, permitiendo salir del hotel para explorar los alrededores.

Un claro ejemplo es Bahía Príncipe (www.bahia-principe.com), la única gran cadena hotelera con presencia en el sector, con cuatro hoteles que han sido emplazados de manera estratégica pensando en abarcar a distintos públicos. Esta la apuesta familiar con el Grand Bahía Príncipe El Portillo, ubicado sólo a 4 kilómetros de Las Terrenas. Y también la opción de lujo exclusivo para adultos en el Bahía Príncipe Samaná, vecino también al pueblo del mismo nombre.

Spa de Bahía Príncipe

En el caso de Bahía Príncipe El Portillo, por ejemplo, el complejo ofrece piscinas con juegos acuáticos para niños, clubes de entretención para niños, cuatro restaurantes a la carta y los clásicos buffet y snacks, además de los clásicos bares abiertos. Probamos su spa, completísimo y con todo tipo de terapias y masajes de relajación. Como punto a considerar el hotel tiene incluidas otras actividades gratuitas, como el préstamo de kayak o de equipos de snorkeling, que aquí se da muy bien gracias a los corales que se hallan fácilmente a pocos metros de la orilla y que permite ver una gran cantidad de peces y mantarrayas.

Todas estas actividades son suficientes como para no aburrirse en toda la estadía. Pero si si hay interés en explorar la zona, se puede tomar un taxi o una moto para salir a pasear por el pueblo o, también, para conocer verdaderas joyas como Playa Bonita, que merecidamente presume estar en el top ten de las mejores playas del mundo según National Geographic.

Ballenas y cascadas
Como si las playas eternas, el entorno verde y la amabilidad de sus habitantes no fuese suficiente, entre diciembre y marzo cada año en Samaná ocurre un imperdible fenómeno natural: más de dos mil ballenas jorobadas llegan desde el hemisferio norte en busca de aguas cálidas para aparearse en un ritual que implica la posibilidad de avistar a estos cetáceos en su máximo esplendor y felicidad. Son varios los tours que existen para ver este espectáculo: Coming2 (www.coming2.com) es una de las agencias más recomendadas, que permiten reservar online o de manera directa con stands en los mismos hoteles Bahía Príncipe.

Otra visita que nadie debe ignorar en Samaná es la Cascada El Limón. Este paseo se transforma en una verdadera aventura familiar, ya que para llegar a esta caída de agua de más de 50 metros de altura se debe hacer una caminata de casi una hora, que implica cruzar ríos y subir pendientes bastante empinadas. La alternativa, en caso de ir con niños menores o también si el estado físico no acompaña, es arrendar caballos guiados por locales, quienes lo dejarán estratégicamente en un bar que, si bien parece rudimentario, ofrece como recompensa al esfuerzo: excelentes cervezas heladas y acompañada por una vista inmejorable a toda esta península que hasta ahora, se mantiene como el secreto mejor guardado de República Dominicana.

Cómo llegar: Copa (www.copaair.com) vuela diariamente desde Santiago a Santo Domingo con escala en Panamá, en una frecuencia de cinco vuelos diarios desde los USD$ 600 apróx. ida y vuelta.
Desde Santo Domingo el trayecto por carretera hasta Las Terrenas es de 2 horas por una carretera recientemente pavimentada. El servicio de transporte se puede tomar en el aeropuerto o arreglar con los mismos hoteles.

Lo más reciente

cerrar