Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Diseño

Cerámica: de objetos a terapia alternativa

Por Coto Almarza 1 Oct, 2018

En una amplia radiografía, nuestra columnista detalla cómo esta actividad hace furor en talleres y cursos. Sus fanáticos han hecho del torno un lugar de diseño y también un espacio en auge para ‘elongación espiritual’.

Cerámica: de objetos a terapia alternativa Foto: z+estudio

Ya en enero de 2017 la revista Vogue previó el boom; y por eso desplegó un gran artículo sobre el arte de hacer cerámica que tituló El nuevo yoga. Más que enfocarse en una tendencia, el reportaje detectó su uso como una suerte de terapia. Percepción que meses más tarde reafirmó el diario The New York Times, comparando esta práctica con el pilates. En paralelo, ya se hacía evidente en Chile esta actividad con exposiciones, cursos y ferias. Así, este oficio ancestral lo adopta -en distintas coordenadas- un grupo sin vínculo aparente, que escapa de la rutina para concentrarse en la estimulante técnica de dominar al barro sobre el torno.

Hay acuerdo entre los especialistas en que hacer este tipo de manualidades favorece la salud mental y emocional. Y con ese antecedente le pregunté a algunas personas porqué habían probado con la cerámica por sobre otras técnicas artísticas, y la palabra terapéutico surgió casi unánimemente.

“La pasta requiere dedicación…, la construcción de una pieza de cerámica gres es un proceso largo y cada objeto terminado es un viaje único, de subidas y bajadas. Pero al final el resultado me pone feliz”, comenta la diseñadora Patricia Aigneren.

Foto: Vasos de Javiera Parr

Diana Muñoz, profesora, cuenta que se metió a clases porque quería aprender a hacer sus propias fuentes, sin embargo, en el camino se encontró con la técnica y el oficio. “Era un reto constante y con momentos de frustración entre medio, por eso ver el resultado final se sentía gratificante. Un proceso que lograba desconectarme por varias horas de cualquier preocupación”.

Picasso pareció entender esa mística cuando se encontró con esta práctica en Vallauris, dedicándole su última etapa artística. Una joven Demi Moore fue una ceramista avezada en la noventera Ghost–en esa inolvidable escena de creación de una vasija junto a Patrick Swayze – y hoy son varias las celebridades y marcas de moda seducidas por las bondades. Ahí está la sensual modelo Emily Ratajkowski, quien postea una foto en su Instagram frente a un torno hace unos años; la casa española de lujo Loewe suma piezas en su colección; mientras que Eric Landon, fundador del estudio danés Tortus (@tortus), se alza en a actualidad como un rockstar de la cerámica.

Desconexión, concentración, paciencia son conceptos que surgen al hablar de cerámica. Pistas del porqué cada día la práctica con torno y barro suman tantos adeptos nuevos y una proliferación de talleres en la escena local.

Con difusión y vitrina en las redes sociales, esta nueva comunidad ha configurado un circuito muy interesante en materias de barro, torno y cocción. Aquí mi selección de nombres para tener en cuenta:

1. La diseñadora UC Javiera Parr es la fundadora de Cerámica Parr. Su trabajo se inicia con su investigación de título, en el que combina la tradición alfarera con su pasión por la cocina y el diseño.

“Mi vínculo con la cerámica surge durante mis días intercambio estudiantil en París. En esa ciudad participé del taller de alfarería de la ENSAD Escuela Nacional Superior de las Artes Decorativas), que me permitió asistir a un curso en el que aprendí la técnica del torno. Trabajar la arcilla es fascinante, esa transformación a partir del modelado de la tierra que después de ser sometida a altas temperaturas adquiere una forma permanente. Me cautiva pensar que la huella de las manos va quedando grabada en la pared de la pieza”, explica.

Son piezas sin estridencias y minimalistas. Con una paleta cromática que aborda ocres, tierras, rojos y beiges. Su apuesta es experimentar con la mezcla de tierras de diferentes tonos sin esmaltes en su exterior, que destaca el marmoleado.

2. z+ estudio lo componen Anna de la Maza y Rosario Ureta (también diseñadoras de la Universidad Católica). Ellas investigan y promueven la comunión entre artesanía y tecnologías, adscribiendo al concepto de “artesanía digital”. El resultado son piezas cerámicas con un lenguaje material contemporáneo. “Hoy lo virtual desplaza a lo material, por lo que los objetos deben adoptar lógicas contemporáneas para no perder su labor de registrar y conservar la historia de la humanidad”, reflexionan. Anna y Sofía, además, crearon una innovadora propuesta: al sistematizar el proceso en una caja cerámica o Kit cerámico para fabricación de piezas, mediante vaciado en moldes de yeso.

3. FromFran es el nuevo proyecto de Francisca Aldea, diseñadora y artista que inició su recorrido con su emprendimiento de diseño Minka Inhouse, siempre en un tándem de una técnica a otra. Hoy vive en Nueva York y la cerámica con su firma son piezas realmente únicas, que se deslizan entre lo utilitario y el arte. Con toques de ese color pastel que hace furor en la actualidad.

4. MIJO Cerámica es la marca con una década de vida de Isidora Jarpa. Sus piezas son tan delicadas y femeninas que inspiran y se cruzan con el arte para vincularse con lo humano tras esta profesión. El oficio como viaje, encuentro y respiración se funden en un lenguaje contemporáneo, pero en partes iguales; sensible y amable. Puro amor que reparte en talleres.

Dónde aprender:

Taller Villaseca
Doctor Pedro Lautaro Ferrer 2586, Providencia, Santiago
www.tallervillaseca.cl/

Grisalla
Cousin 227, Providencia
www.grisalla.cl

Taller Huara Huara
Huara Huara 1932, Las Condes.
www.huarahuara.cl

Taller Barbotina
www.barbotina.cl/

MIJO Cerámica
Instagram: @mijo.ceramica

Coto Almarza

Constanza Almarza es subdirectora de Comunicaciones, Extensión y Educación Continua de la carrera de Diseño en la Universidad Católica.

cotoab

También puede interesarte

Lo más reciente

COLUMNA

De mechas y castración

No en su peluquería, sino frente al mar, allí Francisco Llancaqueo supo por…

Por Francisco Llancaqueo
cerrar