Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

JARDÍN

Amor por los suspiros

Por Macarena Maturana 3 Oct, 2018

No sólo representan la postal de caminos campestres. Los suspiros y sus pétalos que saludan cuando los ‘toca’ el sol son excelentes compañeros en la ciudad.

Amor por los suspiros

Dedico esta columna a una de mis flores favoritas de toda la vida: los suspiros. Para quienes no las identifiquen con el nombre, son esas matitas azules y blancas que crecen en los campos. Desclasifico así mi nivel de fascinación: cultivé unas celestes ¡que me mandaron por carta desde Alemania!

Humilde compañera de senderos rurales, abre sus pétalos al alba y los cierra para despedir al sol cuando se esconde. Desde tiempos ancestrales seducían a mayas y aztecas por sus poderes sicotrópicos.

Los suspiros pertenecen a distintos géneros botánicos. Trepan -y reptan- rápidamente durante su época de crecimiento. En zona urbana, funcionan perfecto para quienes no tienen patio en maceteros colgantes. Se riegan poco (tres veces por semana), otro detalle más que la convierten en una perfecta cómplice también en la ciudad.

Flores adoradas y que hacen que nuestro temprano despertar valga la pena.

Macarena Maturana

Macarena Maturana es paisajista y dueña del vivero Jardín Barreal, de Vitacura.

maca.maturana

Lo más reciente

COLUMNA

De mechas y castración

No en su peluquería, sino frente al mar, allí Francisco Llancaqueo supo por…

Por Francisco Llancaqueo
cerrar