Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

JARDÍN

La libertad que mueve a la Amapola

Por 19 Dic, 2018

De suelos pobres a solapas de reyes y reinas, esta flor grácil – ayudada por el viento- se moviliza por el mundo en sus semillas. Pero una vez que encuentra su tierra, se queda y no se mueve más.

La libertad que mueve a la Amapola

Sencilla y grácil es la Amapola (Papaver rhoeas), que nace libremente por los campos de todo el mundo. Sus variedades difieren en tamaño y cantidad de pétalos, pero guardan en común su delicadeza y espontaneidad.

Es una planta anual de hojas sinuosas y sus flores van del blanco al rojo, pasando por tonos rosados y violáceos y sus pétalos guardan una mancha oscura en su base.

Su floración es corta, muchas de ellas ven el sol sólo por un día antes de botar sus pétalos. Así, dejan expuesta una cápsula verde grisácea exaltada por la más linda de las coronas que se puede admirar, en cuyo interior se encuentran las semillas que compartirá con la tierra cuando ya estén maduras.

La Amapola necesita suelos sueltos para germinar. Esta es la triste razón por las que el campo europeo se llenó de una alfombra escarlata al terminar la Gran Guerra: sin saberlo, las botas de los soldados prepararon una gran floración. Es así como esta humilde flor de campo adorna durante noviembre las solapas de reinas y reyes quienes la llevan solemnemente para homenajear a los caídos y conmemorar el fin de la guerra.

En el Oriente, las Papaver somniferum han sido cultivadas desde la Antigüedad para extraerles el látex que corre por su interior y convertirlo en Opio.

Al contrario de su savia, las semillas de las Amapolas son inocuas y las podemos apreciar en panes y pasteles.

Las Amapolas son felices en suelos pobres, siempre al sol. Si quieres tener Amapolas en tu jardín, prepara el suelo cuando el invierno se esté alejando y siembra sus semillas sin taparlas con tierra.

No las trasplantes: las Amapolas crecen donde se han sembrado; ahí mismo, donde el sol es generoso y los cuidados son escasos.

Macarena Maturana

Macarena Maturana es paisajista y dueña del vivero Jardín Barreal, de Vitacura.

maca.maturana

Lo más reciente

COLUMNA

Rompiendo mis límites

La mente es muy poderosa. Y gracias a manejar bien mi cabeza he logrado muchas…

Por Bernardita Santa Cruz
cerrar