Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

ENTREVISTA

Sebastián Jatz: Por quién doblan las campanas

Por Leonardo de la Cerda 5 Jul, 2019

El artista Sebastián Jatz ha montado las más sorprendentes e innovadoras intervenciones sonoras en nuestra capital. Todas a pulso, con escaso financiamiento, pero que con altruismo que lo han llevado a recorrer el mundo. Desde Grecia, su parada de descanso luego de varios proyectos en Europa y Palestina, habla con Mujer Dínamo antes de aterrizar para una nueva performance urbana.

Sebastián Jatz: Por quién doblan las campanas

Cuando Nicolás Jaar decidió crear hace un par de meses una residencia en Dar Yusuf Nasri Jacir for Art and Research en Belén, Palestina, su primer invitado fue Sebastián Jatz. Le sobraban razones. Este compositor, traductor y campanero nacional hace rato hace ruido no sólo en Chile, sino que también en el extranjero con sus performances, intervenciones e instalaciones sonoras.

Bajo la influencia del legendario músico John Cage (1912-1992) ha realizado en Santiago diversos montajes, donde la música de formato extendido y la participación de muchos músicos protagonizan de su trabajo.

Uno de sus proyectos destacados lo produjo en 2008: Musicircus, con 200 músicos tocando 61 estilos musicales distintos simultáneamente durante dos horas. Otra de sus iniciativas inolvidables es Vexations, del 2011, en la que 32 pianistas tocaron durante 28 horas seguidas en el hall central del Museo Nacional de Bellas Artes. También fue aplaudida su recreación para el Festival hecho en Casa que tituló Reunión, una pieza de John Cage y Marcel Duchamp en la Plaza de Armas que combinaba ajedrez y música. Su propia Cien acordes geométricos extendidos fue Premio del Público del concurso de Puma 2013 en el Centro Cultural Gabriela Mistral, allí un órgano sonó durante tres meses y medio, con más de 100 organistas invitados.

Cuando se trata de intervenciones sonoras, Sebastián se vale de todo: celulares, radios, frascos, instrumentos intervenidos, tornamesas, peinetas, hilos, lo que sea… Para el Bicentenario tuvo la oportunidad de participar en la Bienvenida de las Antiguas Campanas de la Iglesia de la Compañía, tocando junto a 25 músicos en 6 campanarios simultáneamente.

Sonidos, ciudad, performances. Hablamos con Sebastián, quien está en Grecia tras un recorrido artístico en Europa y Palestina.

Sebastián, como compositor, ¿qué te hace salir de los formatos tradicionales para instalar el sonido en el corazón de Santiago?

La composición tradicional está muy restringida a ciertos tipos de músicas, sonidos, lugares, personas, situaciones, etc. Y, personalmente, me parecía un campo hermoso pero muy reducido. Por eso empecé a realizar trabajos en otra escala, en otros espacios, acercándome a las artes visuales, al teatro, a la danza. La música y el sonido tiene infinitas manifestaciones y son muchas las que me interesa conocer y practicar.

¿Qué es lo que más te acerca al trabajo de John Cage y por qué es una influencia tan determinante?

Cage es una influencia en cualquier músico actual, sea consciente de ello o no. Cambió radicalmente la manera de entender la música, y no sólo la música sino los sonidos del mundo, el entorno. Es quizás el primer músico con una perspectiva ecológica. Son muchos elementos, pero básicamente siento a Cage como una semilla que ha ido germinando y hoy es una enredadera que da frescor y llena de oxígeno el ambiente.

Gran parte de tus aplaudidos proyectos fueron básicamente realizados con colaboraciones y autogestión, ¿qué pasa con los financiamientos de arte en nuestro país?

Cada ocasión es única, la verdad. No todos los proyectos son realizables, a veces toman años, a veces se consigue el financiamiento adecuado, la mayoría de las veces se llevan adelante por convicción. Lo importante es que si hay una idea lo suficientemente persuasiva o emocionante, tarde o temprano, va a convocar a la gente que necesita y se podrá llevar a cabo. En todo caso, la incertidumbre es una constante, las variables imponderables son pan de cada día.

¿Cómo has visto la percepción de la gente frente a tus intervenciones, en especial, aquellas de larga envergadura?

Por lo general hay una muy buena respuesta del público, sobre todo, en los proyectos de gran escala. Hay una empatía en la gesta o la épica colectiva, lo que al final es una de las cosas más gratificantes de este trabajo.

Dentro de tus cruzadas ha estado la restauración del campanario de Nuestra Señora de la Asunción en Las Cruces, cuéntanos cómo sacaste adelante eso.

Conocí el campanario de Las Cruces para el primer cumpleaños de Nicanor Parra luego de su muerte. Como vi que no estaba en buen estado y que las campanas podían caer en cualquier momento, le ofrecí a la parroquia iniciar una campaña de recolección de fondos para restaurar la torre y así proteger las campanas. Logramos reunir el dinero y en enero de este año, para el primer aniversario de su muerte, pudimos realizar un toque de difuntos con los Campaneros de Santiago en memoria de Nicanor. Hay información más detallada en mi sitio www.arsomnis.com

¿Qué has hecho durante este viaje de casi tres meses por Europa?

El motivo del viaje fue realizar mi primera exposición individual en Berlín, Harmonic Garden, en una colaboración entre el Goethe Institut Chile, Singuhr Projekte y el Festival Tsonami de Arte Sonoro, que se llevó a cabo en Meinblau Projektraum. La pieza es una instalación con una serie de once cintas de cassettes en loop expuesto, con sonidos de respiraciones y tonos en distintas armónicas, además de la construcción de muros en la sala y un filtro amarillo en la lucarna superior tiñendo el espacio como un atardecer. También estuve en O Espaço do Tempo en Montemor-o-Novo en Portugal, colaborando con Raúl Miranda y Francisco Navarrete Sitja en un cortometraje con el performer portugués Lander Patrick y preparando un montaje escénico de Raúl para el 2021. Luego la residencia en Palestina, donde realicé una pista de audio de 16 minutos que combina sonidos del entorno con una voz narradora que habla del lugar y el contexto Palestino. Ahora estoy descansando en Grecia, disfrutando del sol, el mar, el vino y las aceitunas, pero pronto regreso a Chile.

¿Algún proyecto en Santiago para este año?  

El 10 de agosto presento el proyecto Recuerdo tu nombre, que es un concierto de gran escala diseñado para celebrar el patrimonio de un barrio de la ciudad de Santiago: la Villa Músicos del Mundo, en la comuna de San Joaquín. Está compuesta por 22 calles con nombres de compositores de casi toda la historia de la música escrita. El concierto consistirá en una procesión cronológica de calle en calle, desde el siglo XI al siglo XX, y en cada vía uno o más músicos (150 en total) interpretarán una pieza del compositor correspondiente. Se hará en espacios diseñados entre los vecinos y alumnos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Las Américas.

El concierto, de carácter gratuito, tendrá lugar el día sábado 10 de agosto, entre 11.00 y 19.00. El público, acompañado de un programa y un presentador, podrá recorrer este entorno y escuchar a diversos músicos interpretando el desarrollo del lenguaje musical occidental, ¡los espero!

Leonardo de la Cerda

Leonardo de la Cerda es productor de contenidos y comunicaciones, desde más de diez años vinculados al arte en todas sus disciplinas, conocido por sus videos y su acitva participación en la vida social santiaguina.

leitostar

Lo más reciente

COLUMNA

Rompiendo mis límites

La mente es muy poderosa. Y gracias a manejar bien mi cabeza he logrado muchas…

Por Bernardita Santa Cruz
cerrar