Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Lo probamos

Una sesión gimnasio-spa a prueba de flojera

Por 28 Ene, 2019

Si el cardio, el baile o el entrenamiento funcional no son lo tuyo, el método Figurella trae la solución para estar en forma: una rutina de ejercicios de sólo 30 minutos y, después, puro relajo. ¿En qué consiste esta fórmula italiana que tiene a mujeres en todo el mundo disminuyendo centímetros? Te lo contamos.

Después de escuchar varias veces el nombre Figurella acompañado de muchos “¡te juro que sí funciona!”, quise aventurarme a probar este método italiano que existe hace 40 años y que se ha propagado por el mundo con su promesa de ponernos en forma con sólo tres simples pasos (a prueba de las más flojas para el deporte).

Al recibirme en la consulta me preguntan qué resultados me gustaría conseguir, cuál es esa parte que más quiero trabajar y, luego, debo subirme a la temida pesa. Con mi cifra anotada en un papel, empieza la sesión.

El primer paso es entrar a una cápsula térmica (a 37º de temperatura) para hacer ejercicios localizados por 30 minutos. No tuve tiempo para asustarme, ya que rápidamente me explicaron que la cabeza queda afuera y así el aire caliente no me ahoga.

La profesora me indica cada movimiento, siguiendo una rutina que armaron pensando en mis metas. Los ejercicios son simples y trabajan todas las zonas del cuerpo: abdominales, brazos y piernas, principalmente. Lo más importante –y que me va recordando constantemente mi entrenadora- es tener el abdomen apretado siempre.

¿Cuál es la gracia de realizarlo con calor? Que las altas temperaturas disminuyen la grasa interna difícil de eliminar y reducen la celulitis.

Así se pasa la media hora. Termino sudada, pero no agitada ni tremendamente cansada. Después de una rápida elongación, me pasan una toalla. Es hora de una ducha y regresar para la segunda parte de la sesión: la oxigenoterapia.

Con mi toalla y sólo ropa interior, me siento por 15 minutos en otra cápsula, esta vez de vaporización de oxígeno. No se siente absolutamente nada, por lo que funciona perfectamente para descansar de la rutina que acabo de hacer. Me explican que mi cuerpo está eliminando grasa y toxinas, mejorando así la elasticidad y textura de la piel.

Una vez que finaliza el tiempo, vuelvo a la pesa. ¡Perdí 500 gramos de pura agua y toxinas! Luego paso a la última etapa, la favorita de todas, dicen... Al entrar a la pieza, entiendo por qué: cuatro camillas una al lado de la otra, cortinas cerradas, música relajante, sonidos de mar y pájaros.

En ese soñado ambiente –increíblemente distinto a la ajetreada calle en la que estoy ubicada– se realiza la presoterapia secuencial. Debo acostarme con dos ‘botas’ cubriendo cada una de mis piernas, que me van masajeando de manera ascendente. De esa forma activan la circulación y alivian la fatiga. Siento cómo me aprietan y sueltan de manera suave, así que nunca llega a ser desagradable. Todo lo contrario: ahí me quedo, con los ojos cerrados aprovechando esos 15 minutos antes de completar el método.

La alarma que indica que terminó el tiempo suena fuerte en esa sala silenciosa, como un cruel segundo despertar del día.

Dónde: Figurella (sucursales en Vitacura, Providencia, Colón, Tabancura y Chicureo)
Web: www.figurella.cl

Lo más reciente

cerrar