Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Running

La rutina ‘modelo’ de Gabriela Dallagnol para el Maratón de Santiago

Por 4 Abr, 2019

Chicago, Buenos Aires, Santiago. La modelo y runner brasilera lleva años cruzando metas –y sumando timbres en su pasaporte–, por eso no dejó que ni su reciente matrimonio le impidiera correr este domingo en el mayor evento del año. En la cuenta regresiva para ubicarse en el punto de partida, compartió con Mujer Dínamo su fórmula para estar lista: desde cuánto entrena hasta lo que come (¡los carbohidratos tienen un rol fundamental!).

Foto: @gabidall

La modelo y runner brasileña Gabriela Dallagnol (@gabidall) correrá por tercera vez el Maratón de Santiago este domingo 7. Su idea era debutar en los 42 kilómetros, pero su vida personal tenía otros planes: se casó a fines de diciembre y -entre preparativos y la luna de miel- no pudo entrenar al ritmo al que un desafío como este merece.

Por lo tanto, se inscribió para el medio maratón y su objetivo será completarlo en una hora y 45 minutos.

Esta es su fórmula para estar lista el domingo antes del disparo inicial. Un momento que, incluso para ella, siempre incluye mucho nerviosismo.

¿Cómo te has preparado para la carrera?

Trato de entrenar 4 o 5 veces a la semana y ahí voy cambiando los tiempos y el kilometraje. Cada vez que corro intento hacer 10 km, si no tengo el tiempo realizo 8 y si hay más completo 12. En promedio son 50 km a la semana.

¿Lo complementas con gimnasio?

Con preparación física. No soy tan amiga de las pesas, pero hago hartas estocadas, sentadillas y abdominales –de hecho, me encantan- para así fortalecer la musculatura con mi propio peso. Si uso mancuernas o algún peso extra son alrededor de 5 o 6 kilos más.

¿Cuidas la alimentación de manera especial antes de una carrera?

Trato de cuidar siempre lo que como. Dentro de todo tengo una buena alimentación, ya que no soy de tanta grasa y las bebidas no me gustan. Sí consumo todo tipo de pastas y pizzas. Los últimos días antes de un maratón es más necesaria la ingesta de carbohidratos en el cuerpo porque serán el combustible que usaré durante la carrera. Entonces, los tres días previos intento comer pasta en la noche, pero no tan tarde para dormir bien.

¿Cuál es tu parte favorita de correr un maratón?

Cruzar la meta. Desde chica me gustó desafiarme y cada vez que cruzo la meta es como “¡Wow, lo hice!”. También ver la cara de las personas que están en la calle dando apoyo, con botellas de agua y motivándote. En los últimos 3 kilómetros, cuando vas súper cansada, escuchar “¡Vamos que se puede, queda poco!” te llena de alegría y renueva la energía; es como volver a empezar a trotar. Esos son los mejores kilómetros.

¿Qué gustito te das después de terminar la carrera?

Me gusta hacerme esos masajes que ofrecen al cruzar la meta, que son muy buenos para relajar y soltar la musculatura porque esa cantidad de kilómetros es una exigencia muy fuerte para el cuerpo. Después, comer de todo porque terminas con muchísima hambre. Es importante hidratarse bastante y tomar, al menos, 3 litros de agua para recuperar lo que perdiste durante la corrida.

¿Qué maratón sueñas con correr?

Quiero hacer los seis Majors, los más importantes del mundo (Nueva York, Boston, Chicago, Berlín, Londres y Tokio). Hasta ahora sólo he participado en el de Chicago el año pasado. Y ahora me encantaría Nueva York y, especialmente, el maratón Berlín, porque es súper plano -ideal para mejorar el tiempo-, el clima es muy agradable y hay muchas personas. Hace tiempo tengo ganas de ir, vamos a ver si me resulta.

¿Qué consejo le darías a alguien que va a participar por primera vez en el Maratón?

Que disfruten cada metro y que no vayan pensando en el tiempo que van a hacer. La primera vez es la más emocionante, ya sean 10, 21 o 42 km. No importa si durante el camino te da un calambre, si la rodilla te empieza a molestar, si te duele lo que sea. Sean persistentes, si es necesario camina entre medio, pero lo importante es cruzar la meta. Durante la ruta puedes pensar en desistir, pero ahí es cuando te das cuenta que todo el esfuerzo que pusiste durante el entrenamiento es para eso. Entonces no hay que rendirse. Si es posible, anda acompañado, porque si te cansas tienes la opción de conversar y apoyarte de la otra persona y así te juro que el tiempo vuela.

Lo más reciente

MAQUILLAJE

Tu rojo perfecto

El labial rojo perfecto es un arma tremendamente poderosa capaz de transmitir…

Por Lía Klarmann
LIBRO

A puertas cerradas

Existe un rasgo inenarrable en las historias con sustrato real que nos acercan…

Por Ina Groovie
cerrar