Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Lo probamos

Pedalear en una ‘disco’

Por 30 Abr, 2019

En el estudio Becycle la clase de ciclismo indoor se hace en una sala oscura con luces de colores (que cambian por tu intensidad) y reggaetón que se escucha en todas las fiestas.

Pedalear en una ‘disco’

La forma en que me describieron la clase de BeCycle fue, literal: “es como hacer bicicleta en una disco”. Tal cual, porque tiene la sala oscura, luces de colores –que dependen de ti, ya lo explicaré– y reggaetón a todo volumen.

En pleno sector de oficinas de Las Condes se encuentra este estudio de ciclismo indoor que abrió sus puertas hace menos de un año. Al llegar, tengo que elegir mi bicicleta (hay alrededor de 25 dentro de la sala), me pasan zapatillas de mi talla, toalla de mano y de ducha.

En la sala ya está la profesora y se van sumando los alumnos. Mientras ella enseña las distintas posiciones de las manos, ajusto la bicicleta y empiezo a pedalear. Cuando llega la hora, la instructora apaga las luces y las únicas que iluminan la sala son las que tenemos cada uno en nuestras bicicletas. Están en verde, que equivalen al nivel básico. La misión de los próximos 45 minutos será subir la intensidad para mantener la luz en azul.

Empieza a sonar la música y no es la clásica electrónica que suele escucharse en este tipo de clases, sino que algún hit de Nicky Jam, después de Ozuna, más delante de Marc Anthony y así. Con canciones como esas me dan muchas ganas de cantar y bailar, y la instructora lo permite. De hecho, hay que combinar el pedaleo con movimientos de brazos, tanto hacia arriba como flexiones apoyada en el manubrio de la bici. Es difícil coordinar ambas cosas, pero la sala está tan oscura que no hay vergüenza.

El nivel lo elige cada uno, pero la profesora va anunciando cuándo tenemos que aumentarlo –para las ‘subidas’– y bajarlo para los piques a toda velocidad.

En las bicicletas hay dos mancuernas livianas, las cuales tenemos que ocupar en algunas canciones. Incluso hacemos una dedicada 100% al trabajo de brazos: bíceps, tríceps y hombros, mientras pedaleamos más pausado.

Los tracks se funden unos con otros –son pistas editadas por un DJ- por lo que hay pocos momentos para descansar. Yo, como principiante, bajo el ritmo cuando siento que es necesario para recuperar fuerzas y tomar mucha agua. Pero impulsada por el entusiasmo de la instructora y por ser la única luz verde de la sala, vuelvo a la intensidad.

Estoy cansada y súper sudada, pero aún así me sorprende cuando la instructora anuncia que estamos en la última canción. ¡Se me pasaron volando (o más bien, pedaleando) los 45 minutos! Al estar en el final hago todo mi esfuerzo por mantener mi luz en azul y miro impactada a ese compañero que la tiene en rojo.

Ese podría ser mi objetivo para la próxima clase.

Dónde: Alonso de Córdova 5320 L14, Las Condes.
Web: www.becycle.cl
Instagram: @becycle_chile

Lo más reciente

cerrar