Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Decoración

Rebrotar

Por Antonia Moro 1 Oct, 2018

Nuestra columnista -y voz de radio Mujer Dínamo- entrega su mirada frente a la relación con los espacios y los objetos. Afirma que no es llegar y despedirse de algunos artículos, como asegura una gurú nipona. También está el camino de ‘reencontrarse’ con ellos.

Rebrotar Foto: Ed Robertson

Llevo tres lentas caminatas por mi living tratando de dilucidar qué hace que éste parezca desvencijado y roñoso. Si es el tapiz a medio romper por los cachorros, la alfombra víctima de la tempera, el parquet con rastros de skate. Pasa el rato y continúo, ¿serán los adornos pegados con la gotita, plantas con hojas masticadas o seré soy yo poniéndome mañosa?

Sigo paseando… Me cambio de asiento para averiguar si es el transcurso natural de las cosas o si me estoy dejando estar, ¿cuál es el límite? También me cuestiono, ¿quiero realmente que todo esté reluciente, para después ponerme nerviosa cada vez que algo se ensucie? ¿Seré la única con esta duda? Llamo a mi hijo mayor: “Mi amor, ¿encuentras que el living está como medio hechándose a perder?”.

Él me responde sincero: “Las únicas veces que a mí no me gusta el living es cuando pones a la Shakira, mamá”.

Nuevamente los niños nos enseñan a ver el macro. Pero, esta vez, mi duda no se evaporó.

Marie Kondo, la famosa gurú japonesa del orden, dice que tienes que mirar el objeto y preguntarte si te hace feliz o no; según eso evalúas si merece o no la hoguera. Yo no lo encuentro tan sencillo, estimada Marie; porque mi planta me hace feliz cuando le veo sus hojas frondosas, y por eso giro y giro el macetero ocultando las mordidas en ella.

Tengo una amiga maestra en el arte de botar lo dañado y quedo maravillada frente a como opta por no acumular. Por otro lado, también quiero inculcarle a mis hijos la cultura de lo no desechable, del intento de arreglo, que aprecien lo no perfecto y así no convertirlos en consumistas.

Si creías que venía un maravilloso consejo me temo que no. Pienso que eliminar y limpiar es personal.

Las ganas de partir a comprar alfombra y banqueta nueva están siempre latentes, pero decidí saborear, de a poco, el rebrotar. Ya se fue un sofá al “retapicero”, como dijo mi hijo menor. Volverá cuando esté listo.

Con pausa y calma lo esperaremos. Y veremos como las cosas no se estancan, pero tampoco se desechan.

Antonia Moro

Antonia Moro es artista plástica y ha escrito columnas para destacados medios como la revista MásDeco. Ex panelista de TV y modelo internacional, hoy es conocida promotora de la vida sustentable.

antoniamoro

También puede interesarte

Lo más reciente

COLUMNA

De mechas y castración

No en su peluquería, sino frente al mar, allí Francisco Llancaqueo supo por…

Por Francisco Llancaqueo
cerrar