Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

COLUMNA

¡No seas una Yoya!

Por 30 Oct, 2018

La sicóloga clínica Olivia Larraín y coordinadora académica del Programa Adulto Mayor nos invita a pensar en las limitaciones que nos imponen -e imponemos- por la edad, ese “Yo, ya no...”. También a hacerse cargo de una idea importantísima: “¡Si no lo usas, lo pierdes!”. Evita procastinar. ¡Se pasa mejor como un Yosí!

¡No seas una Yoya!

Como sicóloga me toca escuchar a diario lo que las personas no se permiten a sí mismas. Y muchas veces la excusa para no implicarse en aquello que quieren o desean suele ser “la edad”. Mujeres y hombres -entre los 20 y los 90 años- se ponen límites por sus años y se convierten en los famosos Yoyas… “yo a mi edad, ya no…”.

Lo paradójico es que esto se aplica a cualquier edad cuando sienten que su deseo lo hubieran realizado si tuvieran “10 años menos”. Probablemente, 10 años antes también se estaban excusando con otro tiempo pasado.

Así a muchos se les pasa la vida: procastinando con lo que harían. Piensan que esos proyectos o anhelos no tienen relación -o no es lo que se espera- con alguien de sus años. Creen que hay una mejor edad para cada iniciativa que emprendemos o permitimos.

En la columna anterior hablamos de la mirada y construcción social o expectativas asociadas a la edad que, como sociedad, tenemos en torno a la etapa del ciclo vital correspondiente a la vejez; específicamente frente a una persona mayor de 60 años. Abordamos que se tiende a destacar su aspecto deficitario, promoviendo visiones y valoraciones negativas de esta etapa. Se la caracteriza como un período de pérdidas significativas e irreversibles de ámbitos físicos, cognitivos, sociales, emocionales y económicos.

Ahora bien, ¿cuál es la mirada que tienen las personas mayores sobre su propia vejez y tener más de 60? Y este punto es crucial, pues uno de los efectos más prejudiciales de las visiones negativas de la sociedad es su influencia en la forma en que una alguien en esa edad se mira, asume, desempeña y valora las exigencias de su propia vejez. ¿Tragicómico, verdad? O directamente trágico.

Las ideas en torno a los “Yoyas” han sido mencionadas por la sicóloga española Rocío Fernández-Ballesteros, exponiendo claramente cómo las personas mayores se han identificado con la idea de menor competencia, independencia y éxito. Lo que finalmente termina funcionando como una profecía auto cumplida.

Esta sicóloga -preocupada por mejorar la mirada que la sociedad y las mismas personas mayores observan esta etapa vital- aborda ideas asociadas a un paradigma más positivo en torno al envejecer. Se suma al concepto de “envejecimiento activo”, que en la actualidad es el término mayormente utilizado para potenciar un mejor envejecer.

A esto se suma una frase planteada por Fernández-Ballesteros, que se puede aplicar a cualquier edad: “¡Si no lo usas, lo pierdes!”, desde el funcionamiento cognitivo hasta la actividad sexual.

La sicóloga española plantea que gran parte de los déficits que se asoman durante la vejez parecen ser producto del desuso. Desuso que a lo largo de la vida las personas interiorizan como imposibilidades asociadas a la edad. De este modo, menciona el mecanismo de los “Yoyas”, que haría referencia a los “Yo, a mi edad, ya no…”.

Y me pregunto, ¿cuánto hemos perdido por desuso?, ¿cuánto podríamos ganar al volver a usar?, ¿esto se aplica sólo a las personas mayores?

¿Cuáles son mis propios Yoyas? ¿De dónde viene esta idea de que yo a mi edad, ya no…? ¿Cuál es el peso de la sociedad y la mirada que nos impone –e imponemos- que estamos limitándonos a hacer “sólo lo que se espera a nuestra edad”? ¿Qué debe pasar para dejar de frenarnos y volver a activarnos?  Quizá debemos conectarnos más con nuestro deseo.

Llegará el día en que sentamos que “la mejor edad” para emprender algo es ahora. Si podemos confiar en eso, ¿qué harías? Pasaríamos del “yo a mi edad, ya no” al yo ahora sí!”. Algo así como “Yosí”.

Olivia Larraín

Sicóloga clínica de la Pontificia Universidad Católica y magíster de la Universidad de Barcelona. Actualmente es la coordinadora académica del Programa Adulto Mayor UC. Consulta: [email protected]

Lo más reciente

cerrar