Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

SUS SEÑALES EN LA GIRA INTERNACIONAL

Meghan Markle superstar

Por Verónica Moreno 23 Oct, 2018

La actriz norteamericana impone un estilo que desafía al protocolo de la casa real.

Meghan Markle superstar

Un bautizo de flashes y portadas viven los duques de Sussex en su primera gira internacional como matrimonio. Y en este exótico periplo el estilo de Meghan Markle desata todo tipo de pasiones entre los monárquicos británicos. La flamante duquesa ha dejado claro en el primer viaje oficial que cumplirá sus deberes como nueva integrante de la casa real más poderosa y famosa del mundo, pero lo hará con su sello.

A Australia llegó premunida de un guardarropa que dista mucho de los coloridos trajes que suelen llevar la reina Elizabeth o Kate, la duquesa de Cambridge. Meghan prefiere el negro, azul marino, el verde oliva. Todos colores que han sido criticados por no ser “very royal” y porque gritan a los cuatro vientos que la duquesa es “very american”.

Pero de todos sus vestidos, el que ha causado mayor controversia fue uno playero gris con rayas blancas que usó en la Isla Fraser. Fresco y cómodo, ideal para capear el calor de la zona y para hacer más llevadero su embarazo en medio de la apretada agenda, fue duramente criticado porque se traslucía (muy poco) y porque al agacharse a saludar a unos niños la abertura lateral dejó su pierna al descubierto.

La foto explotó en las redes sociales y las olas de críticas no tardaron en llegar. Que la duquesa es demasiado informal, que se toca demasiado el pelo, que siempre va despeinada, que usa colores muy oscuros, que parece que siempre viene llegando de un funeral, que la reina debe estar indignada porque mostró la pierna, y que además usó sandalias playeras.

Los defensores de Meghan también salieron a opinar. Según sus fans, el vestido era perfecto para esa de zona el calor y la humedad inaguantables. Enfatizaban que la duquesa está embarazada en una agenda de locos por lo que necesita sentirse cómoda.

Finalmente, la polémica la zanjó la misma casa real subiendo a la cuenta de Instagram del palacio de Kensington la polémica fotografía de Meghan con la siguiente lectura: “Muchas gracias a todos los que vinieron al Bay Resort Jetty de Isla Fraser para saludar al duque y la duquesa de Sussex”. Esta acción fue leída como un “La reina aprueba el vestido. Fin de la polémica”. Un triunfo para Meghan, quien logró imponer su estilo y puso de su lado a la corona.

En su época de actriz Meghan Markle declaró a los cuatro vientos que en cuanto a estilo su modelo a seguir era Carolyn Bessette, la fallecida esposa de John Kennedy Jr. e icono del estilo minimalista y neoyorquino de la década del 90. Y desde que se hizo pública su relación con el príncipe Harry, muchos han notado que la nueva duquesa en diversas ocasiones se ha inspirado en la rubia Carolyn: el maquillaje simple, el moño un poco despeinado, los colores oscuros, los cortes minimalistas.

De todas las fotografías que existen de Carolyn Bessette Kennedy solo hay dos en las que se le puede ver con vestidos blancos. Uno es su vestido de novia diseñado por Narciso Rodríguez -que causó furor gracias al buen corte y líneas sencillas- y el otro es un Versace que usó en el Fire & Ice Ball en Los Angeles. Para muchos estilistas este último Meghan lo usó como referencia para el diseño de su propio traje de novia. Mientras que al vestido de Narciso Rodríguez le hizo un guiño con el Stella McCartney que llevó en la recepción ofrecida por la reina el día de su boda; aquel en el que subió al descapotable.

Pero más allá de las referencias, lo cierto es que Meghan Markle ha decidido marcar un estilo distinto como duquesa. Y en este tira y afloja entre el gusto personal y el protocolo real, el primer gallito lo ganó ella.

Lo más reciente

COLUMNA

De mechas y castración

No en su peluquería, sino frente al mar, allí Francisco Llancaqueo supo por…

Por Francisco Llancaqueo
cerrar