Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Viña 2019

Cinco ‘enseñanzas’ que sacamos del documental de Backstreet Boys

Por 24 Ene, 2019

“¿Y todavía cantan?” Eso es lo que varias personas dijeron al escuchar el anuncio de que los Backstreet Boys se presentarán en el Festival de Viña en febrero. En Mujer Dínamo les decimos: sí, todavía cantan, tal como quedó documentado en la película Show ‘Em What You’re Made Of.

Cinco ‘enseñanzas’ que sacamos del documental de Backstreet Boys

Antes de NSYNC, Westlife, One Direction y BTS, existieron los Backstreet Boys. La boyband indiscutida de los 90 que se originó en Orlando y cuyos miembros eran cinco jóvenes: Brian Littrel (hoy 43), Howie D (45), Nick Carter (38), Kevin Richardson (47) y A. J. McLean (41).

Primero fueron un hit en Europa y luego en el resto del mundo. Tan fieles han sido sus fanáticas, que 23 años después aún los tienen vigentes, sacando música nueva (hoy lanzaron su nuevo disco, DNA), con una exitosa residencia en Las Vegas y con presentaciones internacionales como la que tendremos la fortuna de ver en nuestro Festival de Viña este febrero.

Su fama, conflictos y reinvención quedaron grabados en el documental de 2015 Backstreet Boys: Show ‘em what you’re made of. Una película que le abre los ojos especialmente a aquellos escépticos de que estos cuarentones –sin ofender– aún puedan bailar coordinados, cantar en harmonía y repletar estadios.

• 20 años después. El documental se estrenó para el aniversario número 20 de los Backstreet Boys en 2015. Los sigue mientras preparan su octavo álbum –el primero con Kevin Richardson de vuelta– In a World Like This y su posterior gira de celebración, completamente solos y desconectados de sus familias (sí, ahora todos tienen hijos) en Londres. La cinta intenta mostrar cómo es tener 40 años y ser parte de una ‘boyband’, pero también recorre los pasados de cada miembro. Cada uno lleva al resto del grupo a su ciudad natal, su casa y su colegio, recordando la vida antes de la fama, con sus altos y bajos. Las escenas son muy emotivas, especialmente con dolorosos relatos como la difícil infancia de Nick Carter –con constantes peleas de sus padres– o la muerte del papá de Kevin producto de un cáncer, justo antes de que él entrara al grupo.

• Brian, el líder vocal del grupo, ya no lo es. Cuando estaban grabando el álbum, Brian Littrell sentó a sus compañeros para contarles una noticia: le habían diagnosticado una condición que contrae las cuerdas vocales y evita que se produzcan sonidos, sumada a una distonía (desconexión entre el cerebro y las cuerdas vocales). Ambas son condiciones nerviosas, causadas por estrés y el intenso trabajo que le dio a su voz por años. Por eso no ha logrado estar al nivel que lo tuvo como la voz más distintiva de los Backstreet Boys y la pieza clave para todas sus harmonías. En el documental se le ve en terapia y con ejercicios vocales, momentos que dejaban en evidencia su frustración, especialmente al prepararse para un tour que lo tendría cantando cada noche por todo el mundo.

• Los ‘hermanos’ también pelean. Durante todo el documental queda claro que el compañerismo y cariño que existe entre estos estadounidenses fue real hace 20 años y lo sigue siendo. “No sólo somos miembros del grupo y socios de negocios, somos una familia”, dice Kevin en una escena. Sin embargo, no es todo color de rosas. Justamente por la calidad vocal de Brian se generó una tensa pelea en cámara. Un agitado Nick Carter, en plena reunión sobre el disco, gritaba “¿Vamos a hablar sobre esto?”, lo apuntaba con el dedo, lo hacía callar –con mucho garabato entre medio- y lo encaraba con un “ya no te tengo miedo”, haciendo alusión a problemas del pasado. ¿La respuesta de Brian? “Debes tomar lo bueno con lo malo. Somos un grupo”.

• Su creador murió en la cárcel. El genio detrás de los Backstreet Boys fue el millonario manager Lou Pearlman (“Big Poppa”, como le decían los cinco jóvenes), el mismo que años después creó a NSYNC, paradójicamente, su mayor competencia. En su casa –la cual también visitan en el documental– practicaban sin parar, celebraban sus cumpleaños y pudieron conocerse como banda. De vuelta al presente y con mucha menos ingenuidad, los cantantes están conscientes de que recibieron sólo una pequeña parte del dinero que ganaban y que el resto ayudó a financiar el lujoso estilo de vida de Pearlman, incluyendo su mansión. La misma que en esta película se ve vacía, ya que el productor fue sentenciado a 25 años de cárcel por un masivo fraude en 2008. Sin embargo no alcanzó a cumplirlos porque en 2016 (un año después de grabar el filme) murió de un paro cardiorrespiratorio.

• A todos nos afectan los años, incluidos los Backstreet Boys. A nivel superficial es fácil ver que más de dos décadas han pasado desde que los vimos cantando We’ve Got It Going On en 1995. Puede tener más arrugas en la cara y algunos kilos de sobra –hasta dolor de rodillas, como dice A.J. mientras suben un cerro–, pero lo que de verdad importa queda intacto: aún son capaces de dominar sus coreografías, aprender nuevas y cantar en harmonía. ¿Qué otras cosas han cambiado? Nick y A.J. están sobrios, después de periodos de abuso de alcohol y drogas que pudieron superar, en parte, gracias a Kevin, quien ha asumido la figura paterna del grupo. Tampoco hay que olvidar que sus fans han crecido, por lo que la boyband ha evolucionado a un sonido más maduro, con canciones escritas por ellos mismos sobre temas más reales.

Dónde: Disponible en Popcorn Time.

Lo más reciente

LIBRO

No hay un Dios

En una Nigeria desigual, una familia escindida por sus riquezas tiene el deber…

Por Ina Groovie
cerrar