Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Entrevista

Julianne Moore en las manos de Soledad Salfate: “Ella sentía el proyecto muy propio”

Por 19 Mar, 2019

La montajista chilena ha trabajado por más de una década con Sebastián Lelio y juntos han celebrado logros que ni siquiera imaginaron: un exitoso paso por el Festival de Berlín, un Oscar a Mejor Película Extranjera y, a principios de marzo, cerraron un nuevo capítulo con el estreno de su última producción, esta vez hollywoodense y protagonizada por Julianne Moore. Sobre el trabajo con la estrella colorina, el desafío de hacer un remake y cómo la estatuilla dorada cambió su carrera y la del cine chileno, habló Soledad Salfate con Mujer Dínamo.

Julianne Moore en las manos de Soledad Salfate: “Ella sentía el proyecto muy propio”

Son 33 los créditos que tiene con su nombre Soledad Salfate en IMDB como montajista. Su primera película fue nada menos que el hit El chacotero sentimental y en 2018 pudo sostener en sus manos la estatuilla más preciada para un profesional del cine: el Oscar de Una mujer fantástica como Mejor Película Extranjera, trabajo por el cual ella también fue reconocida con un premio Platino por Mejor Dirección de Montaje.   

¿Otro de sus logros? Es madre de cinco hijos. Y justamente después de que va a dejar a los más chicos al colegio tiene tiempo para conversar con Mujer Dínamo sobre el otro proyecto que la tiene una vez más en salas de cine norteamericanas: Gloria Bell, el remake hollywoodense de la película chilena Gloria (2013), dirigida nuevamente por Sebastián Lelio y protagonizada por Julianne Moore.

“La película muestra a un personaje que no se ve en la pantalla: una mujer de 50 años, de una vida de clase media-burguesa, que sale a bailar, se toma sus copetes y no le da miedo estar sola”, cuenta Soledad. La película está ambientada en Los Angeles (California) y, además de Moore, actúan John Turturro, Michael Cera y Alanna Ubach. La montajista, junto a Lelio –con quien ha trabajado por más de 10 años– y los miembros de la productora Fábula eran los únicos chilenos en el equipo estadounidense.

Julianne Moore en Gloria Bell.

El 8 de marzo se estrenó con éxito la cinta en cines estadounidenses, mientras que en Rottentomatoes –el sitio web que promedia las críticas escritas sobre la película– tiene un 98% de aprobación.

¿Qué sentiste con el estreno de Gloria Bell?

Mucha emoción, sobre todo por la recepción de la película tanto de la crítica como de la audiencia. No hay nada más emocionante –ya sea en Estados Unidos, en Chile, en China o en cualquier parte– que tu obra traspase la pantalla y llegue al espectador. Eso es lo mejor del trabajo que hacemos.

¿Soñaste alguna vez con trabajar en una película hollywoodense?

Mis metas siempre fueron a corto plazo, en hacerlo cada vez mejor. Todo lo que ha pasado últimamente con mi carrera y con nosotros como equipo ni siquiera lo imaginamos. Llegó gracias a que amamos el cine profundamente. Yo no podría dedicarme a otra cosa tampoco, ¡por suerte!

¿Cómo fue el rodaje de Gloria Bell?

Trabajé una semana ahí. Por lo general los sets de Sebastián Lelio son bastante amables, en comparación a otros. Era un batallón de casi 100 personas –a pesar de que este era un rodaje pequeño– y Julianne Moore y John Turturro le pusieron una energía al trabajo que yo he visto pocas veces. Era un lugar muy luminoso, con mucha alegría y con mucha preparación. Todo el equipo era tremendamente profesional.

¿Cómo fue trabajar con Julianne Moore?

Más que su experiencia y que es amada por todo el mundo, ella es una hermosa persona. Es sorprendentemente consecuente, divertida, tiene mucha chispa, de conversación fácil. A mí me sorprendió que era la más sencilla de todo el elenco en su relación con el equipo. Sobre todo con Sebastián, porque ella quiso hacer esta película sólo si la dirigía él. Ella sentía el proyecto muy propio.

Fuiste la única chilena convocada por Lelio para participar en la película. ¿A qué crees que se debió eso?

Para Sebastián fue súper difícil enfrentar el remake de su propia película, es como hacer una nueva versión de una canción ya escrita. Como ya habíamos sacado Gloria y habíamos logrado buenos resultados, me invitó a ensayar esta también. Además llevamos una relación de años de trabajo y de mucha amistad, y yo sé que cada desafío que Sebastián me puede poner por delante, o que nos ponemos juntos, me van a hacer crecer no sólo como profesional, sino como persona. Y eso lo agradezco, lo encuentro un regalo gigante.

¿Qué diferencias hay entre Gloria y Gloria Bell?

La película en sí es un cover, no hay una reinvención ni una reescritura. Lo que sucede al implantar a esta mujer en Latinoamérica y al implantarla en Estados Unidos es distinto. Toda la crítica habla lo brillante que ha sido no intentar hacer otra película, sino que encontrarle una nueva energía, a través de Julianne–porque ella está en todas las escenas– y de cómo se extrapolan sociedades distintas que tienen problemas similares. Podría haber sido súper aburrida, pero con Sebastián y Natasha Braier (la directora de fotografía) pudimos sacar adelante toda esta energía que es muy diferente a Gloria. En términos de actuación es muy distinta, tiene otro feeling. Por mucho que sea la misma historia, si la ves la vas a gozar desde el minuto 1 hasta el final.

Hace unos días se cumplió un año del Oscar para Una mujer fantástica. ¿Cómo crees que ha cambiado el cine chileno y tu carrera desde ese momento?

Creo que el Oscar es la consecuencia de un trabajo de toda una generación que empezó a atreverse a hacer cine post dictadura y que apostó por una nueva voz. Era un camino que estábamos recorriendo juntos y alguien iba a llegar, fuera Una mujer fantástica, Historia de un oso o algo más. Nuestro triunfo fue un reconocimiento a una película que logró quebrar los estándares entre el cine arte y el comercial. Es un súper hito que nunca imaginamos, que también es reconocimiento para todos por el trabajo que hemos hecho. Y para mí en particular, se me abrió Latinoamérica: estoy trabajando no sólo en Chile sino que también en Argentina, México, Costa Rica, Ecuador, y tengo algunas ofertas de afuera. Y eso, más que cambiarte la vida, te abre posibilidades para seguir creando. Se me han abierto nuevas visiones de mundo, nuevos directores, nuevos desafíos, no parar de aprender y de desafiarme. Eso es súper bonito: sentir que todavía te queda un mundo entero por explorar.

Lo más reciente

MAQUILLAJE

Tu rojo perfecto

El labial rojo perfecto es un arma tremendamente poderosa capaz de transmitir…

Por Lía Klarmann
LIBRO

A puertas cerradas

Existe un rasgo inenarrable en las historias con sustrato real que nos acercan…

Por Ina Groovie
cerrar