Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

México

Dónde comer como una ‘chilanga’

Por Lucy Willson 1 Oct, 2018

Las premiadas blogueras gastronómicas con más onda de la capital azteca nos revelan su elegido para ir en el DF.

Dónde comer como una ‘chilanga’

La mexicana Chío Gómez es una matemática con alma de chef. Bohemia de corazón, apasionada de las artes, además de una acérrima defensora de los derechos de los animales. También una experta en el buen comer y brindar, razón que la llevó a formar el sitio web Chilangas Hambrientas.

La periodista Alexandra Bretón es una geek del cine, televisión y cultura pop. Recientemente descubrió su pasión por la gastronomía, lo que la hizo perfecta para ser la otra mitad de Chilangas Hambrientas. Explora cada rincón del DF, así como otras grandes urbes que puede visitar.

Dos miradas -que tientan en cada uno de sus posts de Instagram- que las reconoció como Foodhunters en los Gourmet Awards de México.

 

Tras discutir cuál es el imperdible en esta temporada en la capital azteca, finalmente llegaron a un veredicto. Aquí está y con las razones tras la elección.

¿Dónde ir?
La Capital, en la zona de la Condesa.

¿Por qué?
Porque tienen los mejores platos con técnicas super refinadas. Un lugar que, a la vez, es muy relajado. Su chef Oscar Sánchez ha trabajado en los mejores restaurantes, pero todas sus propuestas las hace muy aterrizadas sin pretensión más que encantar al comensal.

¿Qué pedir?
Ahí puedes encontrar las mejores tostadas de atún, el tradicional fideo seco que es envuelto en aguacate con un fondo de queso y crema, el caldo de piedra que es el tradicional de Oaxaca en donde una piedra caliente es la encargada de calentar el caldo.

Los tacos La Capital son estupendos, así como los esquites, que son elotes con mayonesa y queso.

¿Qué lo hace especial?
El plus es la decoración, pues te hace sentir que estas en una cantina mexicana…, pero muy chic.

Instagram: @chilangashambrientas
Reservas: www.lacapitalrestaurante.com

Lo más reciente

COLUMNA

De mechas y castración

No en su peluquería, sino frente al mar, allí Francisco Llancaqueo supo por…

Por Francisco Llancaqueo
cerrar