Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Entrevista

Autora de la nueva ‘biblia’ para la alergia alimentaria entrega sus secretos

La nutricionista Nicole Figari habla de su libro ¿Y ahora qué como? Mi hija tiene alergia alimentaria. Y, de paso, da una buena noticia: ser diagnosticado con una intolerancia no significa el adiós a las hamburguesas, sopaipillas, tallarines, tortas y queques. Al contrario, es la oportunidad perfecta para hacer uso de la cocina y que todos –alérgicos o no– puedan disfrutar del mismo plato.

Autora de la nueva ‘biblia’ para la alergia alimentaria entrega sus secretos

Cuando nació la segunda hija de la nutricionista Nicole Figari todo se veía bien. Pero en sus primeros días de vida, el pediatra le advirtió que la pequeña Elena tenía alergia alimentaria. O sea, que su sistema inmune reconocía algunos alimentos como un agente externo y los ataca, al igual que si fuera un virus o una bacteria.

Esa noticia significó un cambio radical para los cuatro miembros de la familia. Pero especialmente para Nicole, quien tuvo que seguir una dieta estricta, eliminando todos los principales alérgenos: leche, soya, pescado, mariscos, gluten, huevo y frutos secos.

Comprometida con esta nueva alimentación se volcó a preparar platos permitidos y ricos a la vez. El resultado está en su libro ¿Y ahora qué como? Mi hija tiene alergia alimentaria, que ya está a la venta. Son 80 recetas, todas libres de lácteos, soya, pescados y mariscos; más del 70% son veganas, no tienen gluten, huevo ni frutos secos.

¿Cómo fue ese cambio de alimentación? Los alérgenos están en casi todo lo que comemos
¡En todo! Y además son las cosas que, como nutricionista, recomiendo siempre: tomar lácteos descremados, comer frutos secos, aumentar el consumo de pescados y mariscos. Tuve que hacer un cambio rotundo. No puedo consumir nada procesado porque siempre llevan algunos de esos componentes o tienen trazas que van quedando en los equipos que se usan para procesar distintos alimentos. Entonces tienes que cocinar todo.

¿Afecta a toda la familia?
Exacto, todos cambiamos los hábitos y cosas que uno no piensa. Por ejemplo, el pollo del supermercado está marinado en suero de leche, entonces hay que comprar uno específico.

¿Cómo se puede reemplazar la leche?
Una cosa es a nivel nutricional y otro a nivel organoléptico. O sea, que dé las mismas texturas y sensaciones. Para lo primero se tiene que suplementar con calcio, porque ya no lo vas a obtener a partir de la leche y es difícil lograrlo en las cantidades necesarias de los vegetales, chía o linaza. Para cocinar y tener las mismas texturas están las bebidas vegetales -que no son leche porque no aportan lo mismo-, como una de coco o de arroz.

¿Y qué hacen los alérgicos al gluten?
La repostería y panificación es lo más difícil. Hay que mezclar algunas harinas, meterle algunos espesantes como la maicena -que van ayudando que logre una textura esponjosa-, porque eso es lo que finalmente nos da el gluten.

¿Se baja de peso al llevar una alimentación libre de alérgenos?
Depende mucho de cómo uno se tome la dieta. Al no poder consumir nada procesado se tiende a bajar. Si siempre has comido igual y no abusas de lo dulce ni de lo permitido es probable que adelgaces.

Mito o verdad: ¿comer sano es más caro?
Si uno se pone a sumar lo que gasta en alimentos procesados y en salir a comer al mes, diría que no es más caro. Por ejemplo: comprar un muffin cuesta $ 1.800, mientras que hacer seis te va a costar lo mismo. Pero hay que prepararlos y ahí es donde está la ‘lata’. Sí, hay que comprar los ingredientes, pero van a durar más tiempo, y siempre puedes encontrar alternativas más baratas. Por ejemplo, los dátiles; todo el mundo dice que son carísimos y se pueden reemplazar por pasas o ciruelas deshidratas para lograr el mismo efecto.

En exclusiva para Mujer Dínamo, Nicole Figari compartió tres recetas de su libro:

– Dip de palta y rúcula (vegano, libre de lácteos, gluten, huevo y frutos secos).
– Agua de pomelo rosado con granada
– Helado de mango, maracuyá y plátano (vegano, libre de lácteos, gluten, huevo y frutos secos)

Precio: El libro cuesta $ 26.000
Dónde: En yahoraquecomo.cl y librerías Qué Leo Chicureo y Piedra Roja.

Lo más reciente

cerrar