Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Género

Sin excusas: un software acusará la disparidad salarial

Por 22 Oct, 2018

Una buena noticia que arrojó el informe GET 2018 es que la brecha de sueldos ha ido disminuyendo. La mala, es que sigue existiendo, tanto en Chile como en el resto del mundo. Ante esto, el gobierno francés ha propuesto una herramienta tecnológica para terminar con esta desigualdad de una vez por todas.

Sin excusas: un software acusará la disparidad salarial

Una sensación agridulce dejó el informe GET 2018 entregado hace pocos días: la brecha salarial disminuye de generación en generación, pero se mantiene un castigo a las mujeres desde el inicio de su vida activa hasta cuando cumplen 50 años. Y ojo, que mientras más educación ellas tienen, mayor la diferencia de sueldo.

En Chile, una mujer con educación superior gana un 65% del sueldo que recibe un hombre de su mismo nivel educativo, lo que corresponde a la mayor diferencia de sueldo por género entre los países de la OCDE, según reveló su estudio Education at a Glance 2018.

Y, lamentablemente, no somos los únicos. La disparidad salarial entre hombres y mujeres está presente de manera global, desde Latinoamérica hasta la Unión Europea. En Francia, por ejemplo, una mujer gana 9% menos que su compañero del mismo puesto, a pesar de que la equidad de sueldos es ley hace 45 años.

¿Qué se puede hacer al respecto? Quizás la solución pueda estar en la tecnología. El Primer Ministro francés, Edouard Philippe, propuso un software especial que se instala en el sistema de nómina de una compañía y que monitorea diferencias de sueldos injustificadas.

Si esta herramienta detecta una brecha, la empresa tiene un periodo de tres años para equiparar. De no hacerlo, se le cobrará una multa que puede llegar a ser del 1% de su gasto salarial. Su implementación será obligatoria desde el próximo año en empresas con mínimo 250 empleados y, si todo funciona bien, en empresas con mínimo 50 empleados por el año 2020.

“Lo positivo es que el software arrojaría información totalmente objetiva y desagregada a nivel de empresas”, explica a Mujer Dínamo la doctora en Economía Diana Krüger. “Aquí no hay machismo ni nada, es lo que es: le estás pagando más a un hombre que a una mujer”.

Sin embargo, lo que sí hay que tener claro es en qué consiste la brecha de género. “Muchas veces se cree que el hecho de que un hombre gane más que una mujer inmediatamente es discriminación en contra de la mujer. Y el software no va a ser capaz de detectar factores blandos que puedan justificar por qué se le está pagando más a un hombre: las características del trabajador, cuántos años lleva en la empresa, cuánta experiencia tiene, si es más productivo, si está más capacitado”, explica la economista. “Si el software pudiera incorporar esas dimensiones también, entonces sería algo más efectivo”.

Además de instalar este dispositivo, las empresas francesas deberán publicar sus diferencias salariales de género en sus páginas web. “Eso es muy positivo, porque obliga a que las empresas den cuenta de su situación”, asegura Diana Krüger.

Entones, ¿sería esta una buena solución para el panorama nacional? “Siempre tener información nos puede aportar. Pero si chilenizáramos esta medida, hay que tener en cuenta una gran diferencia con Francia. En Chile las mujeres muchas veces salen del mercado laboral –para hacerse cargo de los hijos– y durante ese tiempo los hombres van avanzando, acumulando más experiencia”, explica la profesora de la Universidad Adolfo Ibáñez. “También tenemos que tener ojo con que todo el marco laboral en Europa es distinto al chileno. Entonces, aunque llegue a funcionar en Francia, no necesariamente significa que podamos aplicar esto y que tenga el mismo impacto”.

Habrá que esperar a ver los resultados de la implementación del software el próximo año en Francia y cruzar los dedos para que pronto llegue una solución –ya sea esta u otra nueva– a Chile.

También puede interesarte

Lo más reciente

COLUMNA

De mechas y castración

No en su peluquería, sino frente al mar, allí Francisco Llancaqueo supo por…

Por Francisco Llancaqueo
cerrar