Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Sociedad

Científica de la Basura va a la caza del plástico en el continente

Por Verónica Moreno 29 Oct, 2018

La bióloga marina Daniela Honorato es la coordinadora nacional del programa Científicos de la Basura, que busca rastrear los desechos plásticos en los mares de Chile y Latinoamérica. Aquí nos explica que las fuentes de contaminación de nuestras costas son locales.

Científica de la Basura va a la caza del plástico en el continente

Es difícil imaginar que el primer cepillo de dientes plástico que se fabricó aún está por ahí, no se ha biodegradado. O que el chupete que usaste todavía existe, tal vez en un vertedero o flotando en el mar. Antiguamente lanzar una botella al mar con un mensaje era algo romántico, pero hoy el océano nos está devolviendo un montón de botellas plásticas con un mensaje muy claro: hay que parar. El mar se convirtió en un basurero.

Según datos de ONU Medio Ambiente, cada año se vierten alrededor de 13 millones de toneladas de plástico en los océanos. Y si todo sigue como está dentro de las próximas décadas la producción de este material se duplicará y hacia 2050 en los mares habrá más plástico que peces.

Anualmente se utilizan 5 mil millones de bolsas plásticas y un millón de botellas plásticas son compradas cada minuto. Pero ¿cómo esto nos afecta en Chile?, ¿cuál es el nivel de contaminación en nuestras playas y oceáno? Daniela Honorato es bióloga marina y coordinadora nacional del programa Científicos de la Basura, creado en 2007 por investigadores de la Universidad del Norte (Coquimbo), escolares y profesores de todo el país que se han embarcado en la tarea de aplicar el método científico para estudiar el problema de la basura en el medio ambiente y proponer soluciones.

La participación, levantamiento de datos y diagnóstico ha sido tan exitoso que Científicos de la Basura se internacionalizó y ya están trabajando en escuelas de 10 países de la Costa Pacífico. “La idea es poder entender y trabajar en un contexto más amplio, sobre todo, porque hay muy poca información de este tema a nivel latinoamericano, y para solucionarlo primero tenemos que saber de qué se trata”, dice Daniela.

¿Qué tan grave es la contaminación por plástico en la costa chilena?

Es grave. Hemos encontrado altos niveles de contaminación por plástico. Nuestro primer objetivo era determinar cuáles eran las fuentes porque sabiendo de dónde provienen se pueden proponer soluciones. Hemos determinado que las principales fuentes de contaminación de las costas de Chile continental son locales, es decir la basura la producimos nosotros mismos a través de la actividad pesquera y productivas de estos lugares, por quienes visitan o viven en las zonas costeras y también de plásticos desde el interior del país que mueven los ríos.

Que la fuente seamos nosotros podría parecer obvio, pero hay países que reciben mucha basura desde otros.

Así es, Japón es un ejemplo: tiene contaminación propia y la que recibe de Taiwán, Hong Kong, China y Rusia, entre otros. Ahí ya se da un problema político porque la solución no solo depende de ellos. En el caso de Chile nosotros tenemos que resolverlo.

¿E Isla de Pascua?

Es una situación complicada porque Isla de Pascua está recibiendo plásticos provenientes de distintas partes del Pacífico. Ocurre un poco lo mismo con el archipiélago Juan Fernández y todas las islas que están en la zona del giro del Pacífico Sur. Están siendo impactadas por una avalancha de basura que no han producido. Un gran ejemplo de esto es Isla Salas y Gómez que está deshabitada, pero está llena de basura.

¿Cuáles son los plásticos que generan el mayor problema?

Los plásticos de un solo uso: bolsas, vasos y platos desechables, bombillas, cubiertos, bandejas de plumavit, etc. Es que, en gran medida, genera esta emergencia. El plástico es prácticamente un material indestructible, no se biodegrada, entonces un material con esas características no puede ni debe ser desechable.

¿Sirve la prohibición de bolsas plásticas en supermercados?

Sí. es el primer paso. Sirve porque se reduce basura y porque pone en evidencia el tema, las personas comienzan a hablar de esto, a conocer el problema. Aunque también es necesaria una campaña de información que nos haga revisar nuestros hábitos de consumo para tratar de generar menos desechos.

Muchas personas se han integrado a movimientos zero waste o cero residuos, ¿cómo impactan las acciones personales?

Tienen un efecto multiplicador. Alguien por ahí comienza a rechazar las bombillas o anda con su botella de agua reutilizable y eso hace que otra persona que lo vio se sume. No debemos menospreciar nuestro poder como ciudadanos ni como consumidores. Que mucha gente esté preocupada puede hacer que se generen políticas que ayuden a palear la situación, o que las empresas se vean obligadas a repensar sus empaques.

¿Se ha logrado determinar cuáles son los efectos que provoca la contaminación por plástico?

Es un tema que a nivel mundial se sigue investigando, todavía no manejamos todas las consecuencias. Esto es lo que sí sabemos: el plástico se fragmenta y es un material que tiene la capacidad para absorber contaminantes que están diluidos en el agua como por ejemplo los pesticidas; animales y peces comen eso y pasa a sus músculos y luego los seres humanos nos comemos esos animales y peces. Estamos comiendo toxinas.

¿Qué tan grave es el impacto de los microplásticos?

El problema es que estamos rodeados. Los plásticos se fragmentan y van quedando pedacitos chicos. Pero también los microplásticos se fabrican y están en todas partes como en los exfoliantes o las pastas dentales. Generalmente esos granos pequeñitos de esos productos son microplásticos. Además, no hay que olvidar las fibras: casi toda la ropa es plástica y cuando lavas la ropa se van desprendiendo, cuando caminas, cuando la sacudes. Estas partículas están en el aire que respiramos y en al agua que tomamos. Por eso es importante que entendamos de una vez que somos parte del ecosistema y que todo lo que le hacemos finalmente nos impacta. Esto es problema de todos: gobiernos, científicos, medios de comunicación, empresas y de la comunidad. Todos tenemos que tomar medidas y hay que hacerlo ahora, no mañana.

También puede interesarte

Lo más reciente

COLUMNA

De mechas y castración

No en su peluquería, sino frente al mar, allí Francisco Llancaqueo supo por…

Por Francisco Llancaqueo
cerrar