Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Día de la mujer

Libro Mujeres Bacanas Latinas: Grandes mujeres por fin dejan de ser invisibles

Por 3 Mar, 2019

Ocho semanas como best seller estuvo Mujeres Bacanas desde su lanzamiento en 2017. Tal fue el éxito del libro que recopila biografías de destacadas figuras femeninas de todos los tiempos y ámbitos, que ahora lanzan una versión latinoamericana. “Las historias de las latinas han sido mucho más invisibilizadas”, asegura una de sus autoras.

La cantante cubana Celia Cruz, la escritora mexicana Rosario Castellanos, la jugadora de hockey argentina Luciana Aymar, la heroína boliviana Juana Azurduy. Las chilenas Elena Caffarena, Michelle Bachelet y Daniela Vega. Ellas y otras 53 mujeres están presentes en el libro Mujeres Bacanas: Latinas que se lanzará este jueves.

Esta es la segunda parte del best seller Mujeres bacanas, escrito por las periodistas Isabel Plant, Sofía García Huidobro, Fernanda Claro y Concepción Quintana. Un trabajo que nació después del éxito que tuvieron con su propia plataforma web (mujeresbacanas.com) que sigue la misma premisa que ambos libros: biografías de mujeres de todos los tiempos y áreas que rompieron estereotipos y armaron su propio camino.

La única diferencia es que el último material, editado por Catalonia e ilustrado por Sonia Pulido, está dedicado exclusivamente a mujeres latinas. Sobre esa decisión y lo que hace que estas mujeres sean bacanas, nos habló Isabel Plant.

Las creadoras con la primera versión de Mujeres Bacanas

¿Cómo nace la idea de este libro?

La primera parte tenía un tercio de latinas y en ese proceso nos dimos cuenta de que había un valor especial en esas biografías -más allá de Frida Kahlo y Violeta Parra- porque nosotras mismas no conocíamos las vidas de mujeres destacadas de nuestro propio continente. Sabíamos mucho más sobre las anglosajonas y europeas, porque quizás acá no se da un trabajo tan grande de rescatar esa historia. Si ya cuesta conocer historias de mujeres, las de las latinas han sido mucho más invisibilizadas o poco contadas. Entonces dijimos ¿cuáles son las otras Gabrielas Mistrales, las mujeres de la conquista, las grandes poetas? Ahí fueron apareciendo las que ayudaron a la independencia contra España, la que liberó la lucha contra el zica, la que está protegiendo los mares y las especies marinas, y así.

¿Hay alguna en particular que te haya llamado la atención?

En el proceso de escribir Bacanas, tanto para los libros como para la página web, una empieza a enamorarse de la que está escribiendo en ese momento. Encontré que era maravillosa, por ejemplo, la chef colombiana Leonor Espinosa, que no solamente rescata las raíces culinarias sino que también es sustentable para que los pequeños pobladores, que quedaron pobres después del narcotráfico, estén produciendo cosas. Creo que Clarice Lispector es una maravilla. Sí debo decir que yo era súper ignorante en la poesía de la uruguaya Idea Vilariño, y me enamoré. Es una figura enigmática, sus poemas son maravillosos, muy sencillos. Ella era total, muy particular y hacía las cosas a su manera. Y acá en Bacanas creemos que las biografías no solo tienen que ser de mujeres exitosas, sino de mujeres destacables y no por eso complicadas. A veces nos simplifican tanto en la cultura popular que a nosotras nos gusta contar estas historias con un poquito más de complejidad.

¿Identificaron diferencias sociales o culturales en las historias de las mujeres latinas versus las europeas?

Son todas tan diversas que no se pueden agrupar. Pero hay un gran punto en común en todas las biografías que hemos hecho, latinas o no, que es que las mujeres en el siglo XX y todavía en el XXI tuvieron que preocuparse de cuatro cosas distintas a la vez: poder educarse, votar, trabajar en las mismas condiciones que el hombre y ser dueñas de su propia sexualidad. Cuatro revoluciones en cien años y por eso es tan complejo llevarlas a cabo. Y eso lo veo tanto en Brasil y Bolivia como en Europa. Quizás en el mundo europeo y anglosajón ellas partieron antes, pero finalmente las Bacanas todas tienen la misma raíz de que se rebelan contra las condiciones impuestas por la sociedad, da lo mismo qué sociedad sea.

¿Les ha sorprendido el éxito que han tenido, desde que crearon la página web hasta el lanzamiento de un segundo libro?

Como ya teníamos una plataforma bastante exitosa en la red, cuando publicamos el primer libro esperábamos que nos fuera bien. Pero nos fue increíblemente mejor. Estuvo ocho semanas en los más vendidos, ya van 15 mil copias, lo compraron para cárceles y colegios. Ahora vamos dispuestas a que quizás menos gente compre el libro, pero cada vez más está creciendo la comunidad de Mujeres Bacanas en la web. Es muy bonito ese traspaso que se hace del mundo digital al tangible. Eso es un proceso que no nos esperábamos.

¿Tienen alguna idea para lo que sería un tercer libro?

Esto es como cuando uno recién tiene guagua y la gente te empieza a preguntar por el hermanito. Estamos lanzando el 7 de marzo nuestro libro, vamos a disfrutar mucho eso y ahí veremos cuál es el próximo paso para Bacanas. Siempre estamos haciendo actividades y tenemos activa nuestra página web con una biografía nueva cada día.

¿Qué hace que una mujer sea bacana?

Las bacanas son mujeres que fueron súper valientes en tomar un camino distinto al que se le había marcado por la sociedad, desde educarse cuando nadie lo permitía en siglos anteriores y armarse una vida propia, distinta e independiente, a inventar algo, a ser las únicas en su área. Esa valentía –que algunos ven como rebeldía, otros como locura–, el armarse un camino propio, que es tan difícil para las mujeres que tienen todo tan establecido y restringido. Eso finalmente te vuelve bacana.

Lo más reciente

cerrar