Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Sociedad

Las lecciones que dejó Javiera Suárez

Por 12 Jun, 2019

La periodista compartió cada avance, cada logro y cada pena de su lucha contra el cáncer. Aquí, sus reflexiones sobre maternidad, miedo, dolor y resiliencia.

CÁNCER

“Antes, hablaba de una maratón a la que me habían inscrito sin haberme preparado y sin posibilidad de negarme a correr. En esta nueva etapa, hablo de una guerra. Sin odio, pero entendiendo que estoy frente a una amenaza «talibánica». Una batalla que aunque a veces me canse de pelear, no perderé. Tengo un ejército estrella formado por mi familia, amigos y ustedes. Tengo a Dios y a la Virgen de los Milagros de mi lado. (…) Si el cáncer de melanoma es cabrón, yo más. Mucho más.”

“El sol está muy peligroso y a cualquiera le puede dar cáncer de melanoma. No seas su próxima víctima. Hazte cargo y ponte bloqueador. Con que tomes 12 min de sol antes de las 10 am o después de las 5 pm, basta para recibir vitamina D que ayuda a fortalecer tu sistema inmune. Luego, se responsable y aplícate bloqueador cada 2 horas.”

“Después de seis meses, termino mis sesiones de quimios. Es impresionante cómo pasa el tiempo y cómo van ocurriendo los diversos hitos que uno cree lejanos (…) Y así los hitos pasan y uno sigue aquí, viviendo. Pero viviendo en serio. No dando ni un día por garantizado. Agradeciendo cada cambio y cada cosa a mi alrededor. El cáncer hace eso. Te enseña a vivir, a estar vivo, aunque sea a palos. Pero cada golpe ha servido, para pulirme y sacar lo mejor de mí. Hoy soy más real. Hoy estoy más viva que nunca.”

“El cáncer no hace diferencias económicas. Y toda familia que lo padezca, siente miedo y pena. Nadie, independiente de su nivel económico, se siente tranquilo frente a esta enfermedad. De ahí su desafío para salir adelante.”

“Hoy no puedo controlar ni siquiera de qué largo quiero tener mi pelo. ¿Realmente importa estar pelada? No, pero, insisto, cuesta. Y es en esos instantes donde recuerdo la enseñanza… Soltar, dejarme sorprender, confiar… solo confiar.

“Gracias cáncer por enseñarme a vivir día a día.
Gracias cáncer porque no doy ni un día de mi vida por garantizado.
Gracias cáncer por enseñarme lo importante del Ahora.
Gracias cáncer porque hoy me siento mucho más cerca de Dios y de la Virgen.
Gracias cáncer porque me ayudaste a sanar heridas.
Gracias cáncer porque hoy me quiero y acepto mucho más que antes.
Gracias cáncer por mostrarme el amor verdadero.
Gracias cáncer por acercarme aún más a mi familia y amigos.
Gracias cáncer por hacer que cientos de personas diariamente me llenen con sus oraciones y lindas palabras.
Gracias cáncer porque, aunque preferiría no tenerte, día a día me enseñas algo bueno.
Gracias cáncer por sacar mi mejor versión.”

MATERNIDAD

“Con tan solo 30 semanas mi guagua nació contra todo pronóstico y vino a llenar este mundo de alegría. Él no murió, como la ciencia lo firmaba y su madre, quien les escribe, tampoco. De hecho, 2 años y 7 meses después de ser diagnosticada de cáncer de melanoma en estado IV y con bajísimas probabilidades de vida, cada día está más sana.”

“Agradezco todos los días por este regalo que me dio la vida: Pedrito Milagros. Mi luz, mi fortaleza, mi corazón.”

“Yo le di la vida y él salvó la mía.”

“Aquí estaré siempre para levantarte y apoyarte cada vez que lo necesites… Tal como lo has hecho tú estos 7 meses… Eres lo mejor del mundo mundial!!! Con tu papá estamos felices con tu llegada Pedrito Milagros!!! Enamorados, babosos, vueltos locos de amor”.

RESILENCIA

 “No te aflijas, que no hay ni un sentimiento, por muy negativo que sea, que dure para siempre. Recuerda que la vida es un subir y bajar. Y que el timón lo tienes tú, hasta el día que te mueras. Abraza tu vida, abrázate a ti que es lo más condicional que vas a conocer en este mundo.”

¿Te habías puesto a pensar que puedes cambiar todo lo que tienes, menos el cuerpo que habitas? Cuídalo. Quiérelo. Agradécele cada mañana, sano o enfermo, por estar aquí contigo… avanzando. Y cuando tu cuerpo o tu mente no quieran dar un nuevo paso, recuerda que siempre estará Dios y la Virgen que te darán una mano para hacer de tu camino uno más leve. Ten Fe. Sueña con hadas madrinas, baila con mariposas y monta un unicornio. Tu vida es bella. Despiértate y date cuenta”.

 “Soy la dueña del tipo de libro que me cuento. Elijo contarme el avance. El capítulo en el que a pesar de haber dificultades, puedo lograr ganancias. El libro en el que su final pero también sus secciones, cuentan sobre mi lucha”.

“Que no te digan que es imposible…
Que los sueños son de niños…
Que la vida real es peor que la más sangrienta de las películas…
Que no rompan tus ilusiones con estadísticas y estudios…
Que no te cuenten cuentos.
La vida es maravillosa dependiendo de la historia que te cuentes…
Lo digo por experiencia.”

«El que no se arriesga no cruza el río. Puedes tener por seguro que no te ahogarás, pero nunca sabrás si con un poco más de coraje lo hubieses logrado. Así que salta, lánzate. Pero hazlo ahora. Ahora. Eso es lo único importante. Ahora.»

«Despierta, que aunque hay alguien que está mejor que tú, siempre hay otro que está peor. Así que deja de quejarte y agradece, no vaya a pasarte como el pez que murió por la boca. Que aquí a vivir hemos venido.»

«La vida es hoy! Que valga la pena! Dale la vuelta a la tortilla! Todo lo que siempre soñaste, está al otro lado del miedo!»

 DOLOR

“He llorado desesperadamente. Pensado si quizás de tanto dolor me volveré loca. Sentir que mi cuerpo es un trapero y no veo cómo hacerlo avanzar. Incluso me enojé con Dios un día… «¡Hasta cuándo! Ya llevo 3 años por la mierda, necesito estar sana. ¿Qué te cuesta?» , le grité al cielo desconsolada. Mi Cristián, familia y amigos también sufren. El amor de ellos y la Fe, me mantienen esperanzada. Existe una frase que dice: «ESTO, TAMBIÉN VA A PASAR»… y así ha sido… las demás fotos muestran que hoy estoy mejor que ayer. Y mañana debiera estar mejor que hoy… y así vamos… Como este precioso cuento que me escribió uno de ustedes que iluminó mi día… Sea lo que sea que estés pasando… no importa cuánto te duela, lo difícil que sea o lo asustado que estés… recuerda… «ESTO, TAMBIÉN VA A PASAR»

“Estoy cansada. He sentido miedo, menos que aquella primera vez cuando me diagnosticaron la enfermedad, pero reconozco que el cáncer ésta vez ha querido apoderarse de mí como nunca antes. No lo dejo, peleo, me canso, vuelve a atacarme, me asusta, sigo peleando con amor y sonrisas, lloro, me enojo. Me miro al espejo y me obliga a no rendirme. No lo haré. Hace poco cambiaron nuevamente mi tratamiento y pronto mi pelo se caerá. Ya lo he vivido antes. Aún así, duele. Sé que desde hace 3 años y para siempre mi vida está destinada a esta montaña rusa de altos y bajos. Ésta vez, nos tocó dura la pasada, pero ya vamos saliendo con amor y sonrisas. Sigo peleando, me asusto, pero tengo a mi familia y a Dios de mi lado. Sonrío, no me rindo. Agarro impulso y avanzo.”

 NUTRICIÓN

«Con un cáncer ramificado y los antojos propios del embarazo, asumir que tienes que dejar de comer un plato de gnocchi con salsa boloñesa o privarte de un helado de dulce de leche, es, por decir lo menos, frustrante. Recuerdo que cuando salí de la consulta de un médico especialista en medicina bioreguladora, me puse a llorar mal. Soy de las personas que comer la hace feliz y que disfruta cocinando. Pero ahora, si quería sanarme, tenía que renunciar a ciertos placeres».

FE

Cada vez que veo una mariposa, creo que es una manera que tiene Dios para decirme que tenga Fe, que todo tiene su tiempo, incluso los milagros. Ayer vi una volando en mi jardín y aunque el milagro hoy no se hizo evidente, no dejaré de mover mis alas hasta alcanzarlo.”

“Mi mente lleva cinco días queriendo apoderarse de mí y generarme pánico. No lo ha conseguido. Los rezos a la Virgen de los Milagros la frenan y el amor de Ella, Dios, mi familia, amigos y ustedes; me regresan al aquí y al ahora. Hoy estoy viva. Hoy tú estás vivo. Sonríe y agradece.”

“La mente, la familia y amigos, los doctores, la alimentación y la ciencia, hacen un montón; pero es la FE la que mueve montañas.”

Lo más reciente

ACNÉ

El mapa de tu cara

Manchas, espinillas, enrojecimiento... El estado de nuestra piel puede decirnos…

Por Lía Klarmann
cerrar